Otra Vez la fusión de los multiseparados, de nuevo el cuento del alfajor de la unión que hace la fuerza resonando en el ámbito andalucista. No escarmientan hasta el punto de o plantearse siquiera que el electorado residual del andalucismo ha de preguntarse cómo es posible tanta fractura y tanta reconciliación y, en última instancia, si lo único que mueve a ambos bandos a tragar esa amarga quina es el instinto de supervivencia en el presupuesto público. ¿Se puede votar a una lista conjunta en la que cada mitad dice de la otra lo que no está en los escritos? Eso no lo sabremos hasta las elecciones pero hay que decir que la nueva “unificación nacionalista”, por decirlo a la manera de Pacheco, tiene demasiada pinta de cachondeo. El andalucismo se ahorcó con sus propia soga cuando salvó a Chaves repetidamente de su fracaso. Y es justo decir que esa responsabilidad alcanza por partes iguales a los dos bandos que de nuevo se reúnen. Quien no tenga memoria, ahí tiene la hemeroteca. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.