Otra vez salta a la actualidad de la crónica negra la provincia de Huelva, ahora con motivo del juicio seguido contra trece vecinos de Cortesana, incluido su alcalde, acusados por los incidentes racistas que se produjeron en la localidad en enero del 2005. Otro caso claro de confusionismo evitable, pues sobran datos para comprender que el alcalde procesado no hizo sino, con motivo de la muerte de un vecino, autorizar una manifestación en demanda de seguridad y justicia como las que a diario, por desgracia, se autorizan en cien lugares, con independencia de que, posteriormente, grupos exaltados protagonizaran episodios que, en efecto, cuesta no calificar de racistas. La gravedad de aquellos incidentes hace imprescindible un juicio ejemplar, distinguiendo entre manifestantes y alborotadores debidamente identificados. El racismo no es disimulable en una sociedad libre, en la que tampoco encaja una Justicia confusa.

1 Comentario

  1. Ambos extremos son lamentablemente ciertos: una sociedad racista -¿qué sociedad avanzada no lo es, temiendo precisamente que el multirracismo la prive de sus gabelas?- y sobre todo una justicia deplorable, infradotada, lenta, menesterosa, indigna de un siglo XIX, insoportable en un siglo XXI. Entre los ropones, como en cualquier otro oficio, habrá de todo, esforzados y vagos, trabajadores y exhibicionistas. ¿Pero se imaginan construir hoy una torre de oficinas con los mismos medios que se levantó en su día el edifico de Telefónica de la Gran Vía madrileña?. Pues es al parecer lo que les trae al pairo a nuestra clase política. ¿O es que en 20 años, ahí caben tres gobiernos distintos, no ha podido dotarse mejor a las puñetas?

    Como ya ha repetido el Anfi más de una vez. Eso no da votos. No es rentable. O sí. Yo le tendría menos fobia a la Pêzoê si hubiera podido plantear un contencioso en 2004. Pero aún estaría seguramente hoy sin resolver y a mí dejaba de interesarme en 2006. Con una justicia justa, ya sabemos que si es lenta no lo es, tendrían un enemigo menos. Moi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.