Por un adelanto del inminente libro del papa Ratzinger sobre “Jesús de Nazaret” accesible en el ‘Corriere della Sera’ hemos conocido el gesto no poco audaz del papa de recuperar, siquiera parcialmente, al Marx teórico, cuyo concepto de ‘alienación’ –aquel comodín dialéctico de la progresía en los años 60 y 70– considera el pontífice valioso para ilustrar la condición del hombre. Marx habría proporcionado “una imagen clara del hombre que ha caído víctima de los saqueadores”–dice el papa– aunque, como no podía ser de otra manera, añada a renglón seguido que sin alcanzar la “auténtica profundidad” del concepto, como consecuencia de haber limitado su razonamiento al ámbito estricto de la materia, lo cual supone, a mi modesto entender, el olvido de que el viejo filósofo incluía otras perspectivas, y en especial la espiritual, entre las más activas causas de enajenación conocidas y adoptadas por la especie. Hay conceptos fuertes en la teoría ya clásica, como lo demuestran las fijaciones conceptuales de aquella generación iluminada (a cuyas cohortes mayores pertenece Ratzinger) que no acaban de disiparse en nuestro panorama intelectual. En el caso de Ratzinger, hay que decir, además, que su preocupación por el tema no es nueva pues, al menos desde mediado de los años 80, el actual papa viene utilizando ese término revulsivo en términos que no desdicen la huella de lo que Gorz escribió sobre él en su “Historia y enajenación”. Claro está que igualmente antigua es la condición que pone, y si no échenle una mirada a su “Informe sobre la Fe” (1985) para ver que en él se acepta ya con entusiasmo el concepto marxista aunque reprochándole, como ahora, su limitación materialista. El hombre está enajenado, vive fuera de sí abducido por las circunstancias, pero esa alienación escapa a sus propias fuerzas precisamente porque es algo más que material. Ratzinger decía entonces y en la obra mencionada (cito por mi edición) nada menos que sin aceptar ese sometimiento del ser humano que Marx había descrito con brillantez “no se alcanza a comprender la necesidad de Cristo redentor”. Veinte años después estamos en las mismas, como puede verse, y el teólogo, ya papa, conserva su argumento. No está mal que una noticia como ésa nos llegue en plena Semana Santa.
                                                                 xxxxx
Seguro que este esfuerzo por reutilizar materiales tenidos hasta ahora por nefandos escandalizará a más de uno cuando la obra de Ratzinger salga al mercado (dispondrán de ella pronto en “La Esfera de los Libros”) y no sólo dentro del bando integrista al que, desde luego, más le valdría prestar atención al recrudecimiento de la eterna ofensiva antirreligiosa perceptible lo mismo en las palabras no poco banales de Elton John refiriéndose a los creyentes en general como “odiosos roedores”, que en la diatriba entablada por Richard Dawking en su “The God delusión” que tanto nos ha decepcionado a muchos de los antiguos admiradores de “El relojero ciego”. Acusaciones como la de Sam Harris en el sentido de que toda religión es intolerancia o de que el ateísmo es fruta madura pero exclusiva de las democracias liberales, deberían inquietar más a los celosos guardianes del harén ideológico que la hábil repesca de conceptos marxistas que pueda hacer un papa que, después de  todo, es también alemán y filósofo. Hay una distancia sideral entre esta sobreúsa marxista de Ratzinger y el humanismo radical de esos curas automarginados de Madrid que sufren estos días persecución por la Justicia, es cierto, pero el más elemental posibilismo me sugiere la esperanza de que, en definitiva, algo es algo. El mismo Harris sostiene que no hay diferencia entre religiosos moderados y religiosos dogmáticos sino que, en el fondo, todos son iguales. Quizá no, quién sabe. Ver al papa echando mano de Marx en plena Semana Santa tiene su punto. La esperanza, como ven, es lo último que se pierde.

108 Comentarios

  1. Addenda retrasada a don Griyo sobre futbolerías.
    Los paísess soviéticos militarizaron a sus futbolistas. Puskas era coronel del ejército húngaro antes de colgar las estrellas de cinco puntas. En un mundial de Inglaterra sorprendió por vez primera una incansable Corea, la del Norte, cuyos jugadores eran soldados o clases del ejército y entrenaban ocho horas diarias en régimen militar. ¡Régimen militar para nuestros chicos de oro! Y para su entrenador, Siberia.

  2. Vaya meditación de “Madrugá”, don joseantonio, nos ha metido usted. Grave y sugerente, porque muestra que la posibilidad de entenderse ideológicamente es siempre posible aunque sea con matices. Los que hablan de la muerte del marxismo –salvadas las distancias– me recuerdan a los que hablaron de la muerte de Dios. Filosifía y Religión tienen sus hallazgos y sus caducidades, pero no es juicioso recharzarlas en bloque sino reutilizarlas –me encanta eso de la “sobreúsa” que emplea ja– sin trucos ni aspavientos.

  3. Lo que me gusta de jagm es que se apoya siempre en materiales bien asimilados. Se acuerda de las fechas en que los aprendió o fueron escritos, los relaciona, los contextualiza. Ya me idrán cuántos columnistas en la prensa española hablarían hoy de Gorz y de Ratzinger, leídos a tiempo, digeridos con los años, empleados con lealtad. Quiten los diccionarios de cita de enmedio y verán cómo se vacían muchas columnas. Aquí eso no afectaría.

  4. Quizá doña Sicard y otros lejanos no entiendan qué es una “madrugá” oyendo tambores. Yo acabo de vivir una (en la tierra del jefe y mía), tambores, cornetas, ruido de muchedumbres callejeras, en busca no se´muy bien de qué. Levantarme y hallar un art. como éste me ha resultado reconfortante.

  5. Interesante gesto del papa, por más que resulte restringido. Citar a Marx resulta hoy fuerte en medio de la convención de su ocaso. Pero como dicen con frecuencia jagm y otros reflexivos, no parace lógico liquidar pensamientos de la noche a la mañana, sobre todo si esos pensamientos, como en el caso del de Marx, han casi monopolizado el debate durante más de medio siglo. El recuerdo del libro de Gorz era del todo pertinente. Me pregunto, entristecido, si habrá mucha gente que lo recuerde ya.

  6. Jefe, hoy tampoco me entereo de casi nada, pero para que vea que soy un juligan suyo aquí estoy.
    (Tengo que contarle que cada vez hay más troncos de la barra que se asoman a mi ordenata para ver lo que uste escribe, pero entienden poco porque están colgaos( Uste siga así, que luego yo llevo a clase recortada la columna y me tiro el pegote, pero hay un profe que dice que no se fía de usté, ya lo sabe.

  7. A mí me viene un alumno con una columna recortada y, verdaderamente, me da algo, Zumbao querido. Al jefe le digo que otra vez me sorprende que escribiendo desde Sevilla en plena Madrugá se suba a la Giralda a mirar por esos mundos.

  8. Servidora se queda boquidesencajada y dice para sí que en este entierro no sabría ni cómo se enciende una vela. De mi don Karl –siempre preferí a mi don Groucho- sólo sería capaz de poner en pie aquello de que “…el sistema económico dominante determina la estructura social y la superestructura política e intelectual…” Má o meno. Y que la clase trabajadora es explotada por la clase capitalista por lo de la plusvalía. Mi don Jefe y mi don Pontífice son en este asunto campos de un Edén totalmente vedado para esta monja, que hoy sólo ha sabido preparar un modesto potaje de bacalao.

    O yo sé poco, nada con gas –la puritita verdad- o la 1ª Internacional donde pronunció el discurso inaugural mi don Marx es cuasi coetánea de la Gloriosa del 68 aquí en tierras de la Isabelona. Creo que el año que viene se cumplirán los 125 de la muerte del Barbudo. Si ha llovido lo que ha llovido y aún hay gente de alcurnia intelectual que escudriña su pensamiento, por algo será.

    (Sociata, aquí te quiero ver. Pero sin eructos. Sólo aportando algo).

  9. Era importante comentar el gesto del papa que, natiralmente, no cabe presumir inintencionado, porque citar a Marx un papa es mucho citar. Ratzinger es un filósofo y un alemán: buena observación, don gm, pero ocurre, además, que el concepto de “alienación”, como usted muy bien sabe, constituye un hallazgo conceptual de primera magnitiud que quien reflexiona sobre la condición y situación del Hombre no puede ignorar. ¡Claro que toma distancias Ratzinger respecto de Marx! Pero aunque lo haga queda patente que aprecia (y no lo disimula, vean la cita que hace gm) y pretende algó así como utilizarlo parcialmente. ¿No es eso, después de todo, lo que hacen la mayorñia de los pensadores?

  10. Fíjense en que el papa habla de “víctima de los saqueadores” (la cita es de jagm). ¿Cómo se compagina esta visión de la realidad con la cerrazón frente a las teologías que pretenden liberra al Hombre de los saqueadores? Cuidado, porque no es verdad que esas teologías se sitúen al margen del misterio de la Fe. En la parroquia que la Iglesia acaba de cerrar en Madrid, San Carlos Borromeo, no se trabaja contrra la fe sino desde la Fe. Quienes temen estos modos de ejercerla quizá es que se sienten vínculados con los saqueadores.

  11. Voy a mandar la columan a esa parroquia, por cierto, al menos para que vean sus castigados que no están solos.

  12. La noción de “alienación” no es exclusivamente marxista aunque Marx se aduela de ella y sus seguidores hacen olvidar los antecedentes. El Hombre es un animal que se enajena fácilmente: en los bienes deseados, en las pasiones vividas, en las ambiciones soñadas. Y efectivamente, estoy con el papa en que por sus solos medios seguramente no podría sacudirse ese yugo. La Fe se funda justamente en eso: es el aliado en la lucha del Hombre por recobrar su identidad y su integridad. Comprenderán, que que venga de Marx el concepto es lo de menos.

  13. No será tanto “lo de menos” cuando el papa se la juega al recurrir al repertorio marxista en busca de ese término, digo yo. Pero no disvutamos la menor, lo interesante es el gesto mismo, como se señala en el artículo de gm, que un papa cite a Marx y en plena Semana Santa. Seguro de que la cosa habrá levantado ampollas en las covachuelas vaticanas.

  14. A mí también me ha sorprendido algo. Creo que el papa filósofo trata de “modernizarse” precisamente recurriendo a estos conceptos que ya se ven como antigüedades en muchos círculos. Es el “más difícil todavía” y el “vean que abierto soy” que cito la soga en casa del ahorcado. Pero verán como no hay consecuentes a ese gesto. La condena de los “saqueadores” la había hehco también Wojtila y, antes que ellos, más o menos rigurosamente, otras encíclicas.

  15. Que empeño en mantener vivo a Marx tiene este imbécil. Es la contradicción que menos entiendo entre las suyas.

  16. Curioso: un Sociata contra Marx, es decir, contra el inspirador de su partido hasta hace bien poco, justo hasta la traición de Glez. ¿Curioso? No había caído en la cuenta de que quizá sea más bien coherente. Marx se hubiera subido por las paredes si en su nombre se hace la política económica de esta pretendida izquierda pesebrista.

  17. Mire que te lo dije, sociata. Pues nada, lo tuyo de hoy no ha sido un eructo sino un verdadero pedo bucal. Hasta mi potaje te sabría a heces. Menos mal qu el blog está bien ventilado.

  18. El Ebro ha tirado ya millones de toneladas de agua al mar, como almeriense digo que Narbona es una miserable.

  19. No me parece justo cargarle todo el mochuelo a Narbona, cuando hasta Sociata sabe que el PHN se lo cargaron los intereses del PSOE en Aragón/Cataluña y, en din de cuentas, la imposición del PSC de Maragall/Montilla/ERC-Carod.

  20. A Sociata le suena raro la defensa del marxismo, esa doctrina que fundamentó su partido –“100 años de honradez… y ni un minuto más”, jua jua jua– hasta que la nueva generaciín decidió venderse a tan buen precio como lo hizo. Ignora, además, que una cosa es defender la teoría marxista y otra sus derivaciones políticas, pero no hay por qué pedir peras al olmo. En su día dijeron los gonzalistas/guerristas que el marxismo “estaba superado” y, sin emabrgo, ya ven como Ratzinger no lo tiene tan claro, al menos desde esa perspectiva analítica…

  21. Desde el punto de vista del análisis, del pensamiento, no creo que Ratzinger sea anticuado, o medroso.Al revés, creo que es un espíritu bastante libre y que sigue sus razonamientos sin cohibirse. LO que pasa es que luego la gente, ignorante y timorada, le llama de todo y el hombre, que es buena persona, trada de sedar los ánimos desdiciéndose.
    La verdad, yo a Marx nunca lo he leído, siempre han sido extractos o resúmenes, pero si uno quiere hacerse una idea de la sociedad y de lo que es el hombre, necesariamente tiene que conocer a Marx…aunque sea para rechazarlo completamente.A mí, lo que siempre me ha parecido nefasto es la lucha de clases.Eso de que forzosamente los intereses de clases se oponen y que el proletariado tiene que imponerse me parece una estupidez.

  22. Ahíto de tambores y trompetas (no en Sevilla, que en muchas partes cuecen habas) espero hoy un día sin periódicos, lo que equivale a un día sin preocupaciones renovadas (no veo TV, sí ¿qué pasa?). Pero aún me queda el regusto de la avisada columna de ayer, que otra vez insiste en defender contra corriente lo que es una evidencia intelectial salvo para los fanáticos y asalariados: que una cosa es el dogma marxista y otra la enjundia científica de los estudios desarrollados a partir del marxismo.
    Miren, tampoco habla hoy mucha gente del estructuralismo y eso no quiere decir que la obra de Lévi y otros muchos no tenga ya valor. El anfitrión de este blog es hombre templado que sabe disitnguir las voces de los ecos.

  23. Veo que a pesar del ‘día sin periódicos’ hay quien sigue abriendo el blog. El Maestro no se merece menos. Confesé mi ignorancia supina de marxismo -como de tantas e infinitas cosas-, pero sí que firmaría que si no se entiende la historia del mundo sin Platón, sin Cristo, sin Mahoma, sin Descartes, sin Kant, la historia del s.XX no es nada sin don Carlos.

    Este mi don Martino que precede me ha encendido una lucecita, una más, como tantos otros que aquí han dejado su comment, con lo cual ya esta noche no me acuesto sin una pequeña reflexión que añadir a mi caletre. En lo de la tele coincidimos casi al 90%, mi cuate. Y no passsa nada. Hay un puñado de cosas más interesantes.

  24. Comprendo el uso que hace Ratzinger de la idea marxista de enajenación. No estaría ya tan seguro de que, como a él le satisface, satisficiera a con Carlos esa desviación conceptual que desplaza la crítica de la alienación hasta la “necesidad” de la redención. Así y todo, como intuye gm, lo que cuenta es la audacia de la cita de Ratzinger, un pensador sin duda adiestrado en la tradición filosófica europea, que ya no es un pálido seguidor de Max Scheler como era Wojtila. Algo es algo, sí señor.

  25. Lleva razón, señor Rasputín, ¡vaya si la lleva! Sospecho que en este pontificado hemos de ver más de un intento de “sobreúsa”, como dice el jefe, de ideas ajenas o incluso enemigas. Es lo que tiene un papa intelectual. Pero a este no lo envenenará nadie sino que todos esperarán con paciencia a que cumpla sus días. Las bromas del Paráclito son inescrutables.

  26. Como estamos en Cuaresma es posible que el pontífice tenga la torrija. Si no, no se explica que necesite echar mano de ese demonio para hablar de la dignidad deñ hombre.

  27. Se ha hablado aquí (don Martino, otros) de vigencias y fosilización de doctrinas e ideologías, con bastante tino, a mi entender. Hay ejemplos mejores, de todas maneras, como el de la “moda” de santo Tomás (y Aristóteles, en consecuencia) que hace pocos años invadió ciertas universidades sobre todo en USA, como debe de saber el amigo Miller.
    También se puso de moda entre los ejecutivos de Wall Street y otras cuevas la música gregoriana y el padre Gracián, ya ven qué amanerada afectación puesto que Gracián es lecturea difícil incluso para españoles no muy versados en el Barroco. Las ideologías nacen, a veces crecen y, por lo general, mueren, pero casi nunca del todo. De cada una de ellas se queda en la masa una parte, un ingrediente, que estará siempre, aunque ya irreconocible, en la gran tarta final.

  28. Prodíguese, Sor Epi, que estamos ansiosos de leerle sus comentarios, como si fuera usted la mismísima Sor Agreda de los estigmas, que por cierto, era una grandísima escritora. No se da cuenta quizá de que contribuye a que los renglones derechos del anfi se hagan más transitables con el humor, del que él no carece, pero que usted prodiga.

  29. Pués sí. Un ateo sin solidaridad es mucho peor que un creyente sin caridad.

    Al creyente le quedará siempre la angustia de la conciencia.

  30. Este Abate de hábitos colgado (me parece que no sabe bien quién fue el personaje de su pseudónim) no se priva de decir simplezas ni una sola vez. Un creyente sin caridad es una contradicción en los términos, señor Abate, mientras que un ateo sin solidaridad no es más que un número más en la inmensa estadística de los ateos.

  31. No me abrume, mi don Uno Que Pasaba. Entre ayer y hoy éste ya es el cuarto naipe que juego de mi pobre baraja. Servidora procura cultivar un poquito de humor por simple higiene mental. También porque me hace mucho más feliz una sonrisa que un gesto serio. También, pero sin tirar cohetes, eh, porque esos pequeños requiebros como el que me dedica Vuesa Merced me suben el ego unos graditos Celsius. (No es raro pillarme bajo cero).

    Hoy -como ayer- es día para gente más preparada que yo. Si mi don Páter un día me quiere cargar con una buena penitencia por mis muchos pecados, no tiene más que ponerme a leer a esos señores de ahí arriba que ustedes los sabios tan bien conocen.

    Que los cielos de primavera derramen su gracia sobre vosotros/ustedes. (Ay, mi don Gramático, ay mi don Elitróforo que hicieron novillos.)

  32. Mientras escribo esta nota todavía resuena la tamborrada por ahí fuera. Este país está majareta, ¿no creen vuesas mercedes?, pero nosotros, cada cual copn su cruz, como está mandado, no le debemos ir muy a la zaga a la media nacional.

  33. No apedree nuestro propio tejado, señor Mijitas, que ya sobran honderos sobre nuestras cosas y nuestros ritos. ¿Se mete alguien con la polvorada valenciana, la trocomanía vascongada, el titiriterismo de las torres humanas de Catalunya, los penitenciales “empalaos”, los toros embolaos, los… Tranquilo, buen hombre, que mientras aporreen el parche no aporrearán nada más sensible.

  34. Nadie ha reparaod en la publicidad subliminal que el jefe ha hecho de la editorial de su periódico… ¡Es broma! Pero al menos yo estaré al quite para hacerme con el libro de Ratzinger en cuanto salga. Confieso que poco nuevo he encontrado (colecciono sobre el tema) tras las viejas obras de Renan y Strauss, pero a la vista de la imbecilidad reinante y el delirio alrededor del Priorato de Sión estoy convencido de que cualquier obra sobre ese personaje excepcional (eso, al menos, no parece cuestionable, dicho sea a riesgo de que se me tache de monofisita) será interesante. El jefe no cita por citar.

  35. Si alguien está interesado en calibrar la alusión a Sam Harris que hace gm, le recomendaría que leyera la entrevista con Punset que puede encontrar en los archivos de RTVE/Redes. Me ha extrañado que un materialista (“con reparos”) como jagm no conceda más importancia a un investigador como Harris. Juzgue quien quiera de ustedes.

  36. Debería aclararle esa última advocación a doña Marta, pero en todo caso considere, señor Ojo, que esa no era la intención de Neurón.

  37. Cuidado, jefe, que puede alcanzar la “masa crítica” (los 40 comments) y provocar que se fijen en usted como en su amigo Arcadi. Menos mal que sus veleidades marxistonas lo blindan contra la curiosidad de la banca, que es la que suele estar detrás de esos patrocinios que suelen disfrazarse de editoriales. Yo me entiendo, ¿y ustedes?

  38. No hay peligro, don Bártolo (¿de Sassoferrato?). Con artículos como el comentado no le saldrá nunca un patrocinio a nuestro mentor.

  39. Mucho me temo que hoy la gente esté cansada de este maratoniano encuentro fin de semana, con Marx a cuestas, y se resienta el blog. Y ya les avanzo que la columna de hoy (la leí en papel) viene interesante, más todavía si cabe, a mi parecer, que la presente. El anfi lleva una temporada “dura”, sin concesiones al lector fácil u ocasional. Me admira su constancia porque eso no se puede hacer si no es a base de una constante lectura.

  40. Pingback: free mp3 ringtones

Responder a juez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.