En una tertulia de la tele en la que he coincidido con el coordinador regional de IU, Diego Valderas, he debido escucharle algunas proclamas con las que he coincidido o discrepado de modo variable. De plano asumo su sugerencia sobre la utilidad que reportaría a nuestra vida pública aplicarle el polígrafo o máquina de la verdad a los políticos a fin de determinar, con rigor científico, cuánto hay de verdad y cuánto de camelo en sus asertos, e incluso me he mostrado partidario –sujeto siempre al consentimiento del paciente—del uso del pentotal o suero de la verdad que, por lo que tengo entendido, es mucho más eficaz a esos efectos. Luego me llamado la atención que defendiera el principio “un político, un cargo”, auténtica retaguardia ideológica del plan de exclusión parlamentaria de los alcaldes que andan muñendo entre él y Griñán, ¡él que ha llegado a compatibilizar en su día tres cargos públicos, incluidas precisamente su alcaldía bollullera y la presidencia de la Cámara! Y en fin, el colmo ha sido cuando, para justificar un argumento que creo recordar que no exigía grandes razones, le ha espetado a la conductora del programa que IU defiende lo que tiene que defender porque “para eso somos marxistas”. Hombre, don Diego, eso de marxistas lo que se dice marxistas, va a permitirme que lo ponga en cuarentena, a estas alturas, y sin pedirle siquiera que concrete el alcance de ese término, pues no sé yo si ustedes, de paso que acompañan en su periplo a los neoliberales, se identificarán ahora con la doctrina del viejo o del joven Marx, con las incisivas soflamas de los “Grundisse”, con “Das Kapital”, con “El Manifiesto”, con las revisiones althusserianas o las previsiones de Gorz, Mandel, Kolakowski y compañía. No me imagino yo a Marx aplaudiendo el carpetazo al “caso Faisán”, por poner ejemplo, u ofreciéndose como “marca blanca” a una socialdemocracia que acaba de perpetrar lo que ninguna derecha española había osado hasta la fecha: eternizar los contratos en práctica o convertir en indefinidos los precarios. Ni al joven ni al viejo.

La tragedia de IU es que no consigue desligarse de la crisis de la izquierda en general, reducida como está su ideología visible a cuatro tópicos más o menos oportunistas del radicalismo más enranciado, aunque sin perderle nunca del todo la cara al PSOE, por la que pueda caer. ¡Pues no denuncia Valderas ahora la “pinza” famosa entre PP e IU cuando él, como presidente del Parlamento, fue su máximo beneficiario! El marxismo es marca muy socorrida y de ella ha vivido casi tanta gente como ahora vive de la socialdemocracia. Incluso sin conocerlo ni por el forro, que es lo más extraordinario del caso.

8 Comentarios

  1. No merece la pena elñ personaje, pero muy justa la descalificación de lo de “marxista”. Puede apostar a que ni uno solo de estos ganapanesconoce sus fuentes teóricas. Marxismo aquí equivale a puño cerrado. Lo que fue y es una impoprtante corriente del pensamiento nada tiene que ver con este negocio.

  2. Al hijo de Valderas lo han mandado a coger fresa en las elecciones de Lepe. Y ni corto ni perezoso, se ha ido con p´pá para que lo colocara en la Diputación, cosa que ha conseguido, ya que papá era quien tenía que decidir quién gobernaría en la Diputación. El marxismo que sabe el señor Valderas no llega a catecismo. Pero le ha dado de comer toda la vida y va seguir dándole a sus descendientes.

  3. No pierda el tiempo señor gzmarin, o cree usted que a estas alturas los andalhuces no sabemos quien es ese truchiman que ha perdido las elecciones hasta en su pueblo. No pierda el tiempo que hay cosas más importantes.

  4. Hay quien, en clave humorística, define los problemas de fondo de esta ideología por medio de un silogismo que aparece en internet bajo el nombre de trilema de Zizek

    En un entorno de comunismo/socialismo real y dadas tres características positivas personales (inteligencia, honestidad y sincero apoyo al comunismo) un individuo sólo puede combinar dos de estas cualidades (a elegir), nunca las tres.

    A partir de ahí, que cada cual saque sus consecuencias…

    Sdos

  5. Genial, señor Rafa, hoy ha hecho usred sombra a la columna misma, y estoy seguro de que nuestro ja lo admitirá encantado ünicamente le objetaría que ese trilema es aplicable a michos ismos aparte del hoy contemplado, ¿no cree usted?

  6. Pues sí, don Pangloss, lo he visto utilizado hasta contra simpatizantes de equipos de fútbol o cualquier otra rivalidad trivial. Me alegro de que haya sido de su agrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.