Ilustran ese mapa que ayer publicábamos 6 colores, desde el gualda claro de la prosperidad al triste morado del atraso, y Andalucía aparece en él tintada de ese color. Tras más de tres decenios de “régimen” y la millonada recibida de la solidaridad europea, nuestra comunidad autónoma –junto con el Mezzogiorno italiano y la Grecia arruinada– sobrevive con una tasa de paro máxima, una mermada población activa, un raquítico PIB y una población mal instruida, siempre por muy debajo de las medias española y europea. ¿No es evidente el fracaso de nuestra autonomía, por qué se mostrarán tan optimistas nuestros rabadanes si el rebaño ramonea famélico a duras penas? Quien dirige este diario se quejaba antier aquí de la pasividad social. No seré yo, desde luego, quien le discuta su razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.