Un líder de la UGT onubense anda sacando partido del escándalo que supone el nuevo “caso Chaves”, en plan de “venderle” a los trabajadores beneficiados por la subvención que las críticas a la evidente barbaridad que ha supuesto el procedimiento nepótico utilizado por la Junta suponen, en realidad, un cuestionamiento de la necesidad de esas ayudas. Y eso es sencillamente manipular, engañar a los trabajadores, porque nadie ha cuestionado en ningún momento la subvención concedida a esa mina en la miseria sino el hecho de que se haya dado conculcado presumiblemente la ley y hasta cambiando ésta de antemano. Ese ugetista engaña a los trabajadores a sabiendas. Y la mentira es el recurso más vil que se puede permitir un sindicato.

 

1 Comentario

  1. A mí me engañaron los tres sindicatos a los que estuve afiliado sucesivamente.
    Mientras los sindicatos vivan del Gobierno nunca serás de los trabajadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.