Tardía pero cierta, la Junta pide ahora severas penas de cárcel para el director general de Empleo que designó su sentina como “fondo de reptiles” y para su sucesor, por haber funcionado tan rapazmente valiéndose de una camarilla de amiguetes investidos como funcionarios. ¿Y nadie se percató de esa merienda durante tantos años, ni siquiera sus Consejeros, ninguna noticia tuvo la Inspección de Servicios, ni un rumor se elevó hasta la cumbre del Poder, a pesar de que la leyenda de las copas y la cocaína resonaba en toda España. y parte del extranjero? ¿Qué fue durante tantos años de la responsabilidad “in vigilando”, qué prodigiosa venda alivió la conciencia de los responsables últimos? La de los EREs está siendo, sin duda, la mayor farsa registrada en los anales de la autonomía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.