Los sindicatos se han rebelado, al parecer, contra la Junta, es decir, contra la consejería de Agricultura, para declarar en público –y a ver qué uso hace ahora Durán y Lleida del argumento—que el campo andaluz es un inmenso refugio para la economía sumergida. ¡A buenas horas, mangas verdes! Llegan hasta anunciar que los datos oficiales sobre el paro andan tapando malamente por lo menos 300.000 empleos, una cifra que para unos resultará exagerada y para otros –sobre todo en el mundo rural—lo contrario, es decir, corta y más que corta. La pregunta, en todo caso, es cuándo se han enterado los sindicatos mayoritarios de este contradiós que supone que un carota con empleo se lleve sin derecho el dinero que correspondería a un parado. Porque si se acaban de enterar es que están en el guindo, y si lo saben hace tiempo es para echarlos a los leones.

1 Comentario

  1. Debe ser una consigna del Superior para después decir que el paro en Andalucía no llega al millón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.