Escucho en la radio al presidente del Madrid, ‘FP el Deseado’, batiéndose contra una mesnada de lobos que le recuerdan el pasado y le cuestionan el presente, mientras él se debate, sin alterarse un pelo, como don Suero de Quiñones en el Paso Honroso. Hacía falta Kaká. Un país no puede vivir con un solo gran referente, con una luminaria única, y ésa era la sombra que se cernía sobre nosotros tras el triunfo arrollador del Barça que ha decapitado a medias la hidra bicéfala de la Liga. Habrá un nuevo ‘Real’, pues, según parece, al precio que sea, aunque ‘FP’ explica que el dinero no es el problema, no porque a él le sobre, sino porque el jugador más caro –milagros del ‘marchandising’–  resulta siempre el más barato a la hora del balance. Recuerden a Zidane, no olviden a Beckam. Kaká mismo acabará siendo una ganga a fuerza de camisetas vendidas y anuncios de yogures, ya lo verán. Dos es hoy mejor que uno. Para todo, pero sobre todo en el fútbol y en la política. Aunque, bien pensado, siempre lo fue y en todas partes, al menos desde que Manes divulgó el dualismo que le habrían revelado a él Adán y Noé, la doctrina que hace de la lucha el fundamento de la vida e incluso del ser, y que nos enseña que no hay luz sin tinieblas, ni puede haber Bien sin Mal. El “nuevo Real” restablecerá el equilibrio perdido, nos reinstalará en la dialéctica prehegeliana, inmemorial, de la competición sin fin, que es, en definitiva, la cálida matriz primordial donde se engendra toda realidad. A fuerza de millones, como si la crisis no fuera con él ni con sus rivales, viva demostración de que, en el fondo, fútbol y política, como la vida misma, son siempre, en última o primera instancia, competencia, rivalidad, o no son nada. La vida es lucha y la lucha precisa sin remedio de dos. Kaká es sólo el comienzo. Había que restablecer a toda costa el principio inmutable de la “Razón Rival”. ¡Ya era hora!

 

Fracasada la dualidad José Tomás/Morante, volveremos a tener, sin embargo, dos grandes partidos y dos grandes equipos. En medio de un caos millonario, acaso sumidos en la penumbra, pero dispuestos a protagonizar en el vasto escenario el drama sublimatorio de la oposición que confiere su último sentido a la existencia. Manes puro: el futuro –decía el Maestro—es la época en la cual se habrá restablecido la separación. Divide o muere, divide y vencerás, aunque sea perdiendo unas veces y ganando otras. La dialéctica carece de la primitiva simplicidad de la lógica y ‘FP’, como su antagonista, lo saben. La guerra es la madre de todas las cosas, dijo Heráclito. Y Platón remató: “Todas las cosas se generan conforme a contienda”. La aportación de ‘FP’ consiste en la idea de que, encima, el sistema resulta barato. Hay que darle la bienvenida a Kaká. Por mucho que cueste, porque no hay mono-arquía buena. Por supuesto, ni siquiera en política.

11 Comentarios

  1. Precioso ejercicio, culto, simpático hasta vdejarlo de sobra, irónico como es marca de la casa. Lo del dualismo, tan recurrido por jagm, explica muchas cosas , demasiadas”!!!, en nuestra realidad. Pero estos ejemplos elegidos en campos tan populares hace de la crítica una delicia.

  2. Recortamos la columna para comentar en clase, donde los alumnos -¡¡¡¡esta vez sí!!!!- conocen a los protagonistas. Nos ha parecido una preciosidad, muy inteligente crítica de más de un aspecto de esta realidad nacional. Sin olvidar la sugerencia de que el dualismo es una constante…, tan deplorable como quizá cierta. Felicidades don ja.

  3. Sin negar los valores formales de la entrada, como muy bien señala la concurrencia, yo me pregunto: cuando una empresa está amenazada por la bancarrota y la desaparición por no vender un clavo después de repetidos problemas con la calidad, ¿el único remedio no es echar a los responsables e invertir en capital?

    ¡Claro! Es que es una empresa y eso es lo que se intenta ocultar.

    Con reverencia maestro

  4. ¡Extraordinaria excursión temática al mundo del balompié, es decir, de la Vida, tal como hoy la valoran muchedumbres inmensas. Sólo a este hombre se le ocurre acordarse del padre Manes a propósito de Kaká, y ésa es la razón por la que siempre he admirado sus escritos ligeros (porque los tiene lo “los otros”, ¿eh?). Alguien ha escrito que gm hace de sus colunmas “pequeños ensayos”. Yo creo más bien que este hombre rebosante escirbe un ensayo breve cada mañana o no se queda tranquilo. Lo de hoy es una muestra estupenda de ello.

  5. Me han encantado tanto tanto esta columna divertidísima e inteligente, como la de ayer y la de antesdeayer, en que se nos daba noticia de uno de esos genios desconocidos en nuestra tierra. Querio, no sé de dónde sacas el tiempo, pero tengo la seguridad que ayudas a mucha gente señalando direcciones esenciales y abriendo cabezotas (como la mía) a visiones más lúcidas del alrededor.

  6. ¡Un gol por la escuadra, jefe! Me ha hecho recortar la columna y guardarla para lucirme, en su momento, con la panda cervecera.

  7. También es verdad que el tema podría haberse enfocado desde otros ángulos, por ejemplo proponiendo interpretarlo como una cara de este poliedro loco que es nuestra sociedad, una sociedad en crisis radical que paga miles de millones no por grandes activadores de la economía y el pulso social sino por peloteros. No obstante, el art. es lucido y brillante, y el recurso al dualismo maniqueo, un quiebro de primera.

  8. Mi estimada Señoría parece creer que los jugadpores de fútbol no son “productores”, sino meros pateadores, olvidando el nivel que hoy tienen las finanzas futnboleras en la economía de un país. Brasil, la patria de Kaká, siendo como es un país de grandes potencialidades económicas, debe mucho de sus buenas perspectivas actuales a las fortunas remitidas por sus estrellas del fútbol. Pero también España, no nos equivoquemos, va noatndo ya ese fenómeno, que es después de todo el menor en un sistema económico como el nuestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.