Nos informa el Índice Laboral de las Comunidades Autónomas (ILCA) de que el crecimiento interanual del paro en nuestra región, un 20 por ciento, la sit´ñua como la más afectada por esa crisis que, según Chaves, no existe pero cuyos efectos padecemos ya a un ritmo preocupante. Componente básico de esa crítica cifra son los 75.000 trabajadores de la construcción que se han quedado sin trabajo como consecuencia del parón registrado en el sector, cuyo peso en nuestra economía no hace falta resaltar, pero sin duda hay otros nubarrones en el ambiente –entre ellos la decisión de Bruselas de suspender las ayudas agrícolas para apoyar otras políticas agrarias—que requerirían que, sin más demora, la Junta agarre al toro por los cuernos y se enfrente a él, como ha reclamado la patronal ante el curioso silencio de los sindicatos, con medidas realistas capaces de contrarrestar unos efectos críticos que pronto podrían resultar devastadores. Disimular es una mísera e inútil estrategia que urge que Chaves descarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.