El Rey ha ido a Libia a ver a Gaddafi suscitando en algunos medios europeos una cierta perplejidad que tiene su lógica, y Gaddafi le ha dado la primera en la frente recibiéndolo entre las ruinas del palacio de Bad el Ezeia, en el que murió una de sus hijas durante el bombardeo ordenado por Reagan. Luego le ha presentado un libro de firmas y parece ser que el Rey se ha ido por las ramas limitándose a consignar su contento por la visita al antiguo refugio internacional del terrorismo. Hay que tragar sapos en la política, no cabe duda, y más cuando ésta se mezcla con le economía, o al revés, y de lo que se trata, como en este real viaje, es de tratar de cobrar una vieja deuda. ¡El Rey haciendo de cobrador del frac y, de paso, contribuyendo a redimir de su pasado al bárbaro que ha aceptado liquidar su responsabilidad en el terrible atentado de Lockerbie mediante el pago de 1.800 millones de euros como indemnización a las familias de las víctimas! Es verdad que ha habido otros mandamases españoles que han viajado a Libia anteriormente, Aznar por ejemplo: pues lo mismo digo: una tragicomedia, y así no tengo que decir una vergüenza. Se dirá que más vale un Gaddafi converso que uno terrorista en activo, vale, pero yo no escribo ahora mismo de Gaddafi sino de nuestro Jefe del Estado, y por eso me escandalizo. En un país que sufre hace tiempo el terror, estas cosas deberían tratarse con mayor delicadeza. No hay que olvidar que Libia fue, en su día, campo de entrenamiento de etarras como lo fue de todo matarife que echara la solicitud.

Hay que mirar para otro lado: ése es el postulado más cínico de la política. En Libia como en Venezuela, en Marruecos como en China o Arabia Saudí. ¿Pero es que no queda posibilidad alguna de rectitud y coherencia en los comportamiento  políticos, es que no hay reglas pare “ellos” aparte de las de sus propias conveniencias? Pues eso parece. Y ello explica que un sátrapa como Gaddafi imponga al Rey el trágala de condenar aquel atentado bárbaro que fue el bombardeo americano, como si él fuera una malva y no hubiera matado una mosca en su vida. ¿Sabían que el converso Gaddafi presta ahora lo que fue su santuario terrorista para que la CIA reposte o atraque en esos vuelos prohibidos en que se tortura a los sospechosos de terrorismo? El Rey tiene una buena ocasión para sacarle esa conversa al Coronel que, como está a la vista, tiene de sobra quien le escriba sus cartas de recomendación.

12 Comentarios

  1. Cuando yo tengo una deuda no me le gestiona nadie. ¿Por qué a los financieros se las ha de gestionar nada menos que el jefe del Estado, cuya cuantiosa factura anual pagamos entre todos los españoles?
    Para el resto, estoy de acuerdo (no puedo menos, como francés que soy) en que con los terroristas no hay que fiarse ni después de que enotnen la palinodia.

  2. (No me cuadra la concordancia, mi señor don Diamante: dissez-vous que la factura anual del señor Borbón la pagAMOS entre todos los españoles y luego se declara gabacho? Me lo explique, por fa, aunque estoy segura de que no llegará esa respuesta. ¿O tiene usted doble nacionalidad y paga impuestos por duplicado?).

    Celebro que el Anfi censure, si es que uso bien el témino, ciertas actitudes del Todavía Casi Intocable en su responsabilidad como jefe de estado, una vez que ya lleva tiempo abierta la media veda en su faceta como simple humano. No excesivamente ejemplar en asuntos como la fidelidad o la codicia, por no enumerar los siete pecados capitales, soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia (?) o pereza. Tenemos un cantaor que domina casi todos los palos.

    Siguiendo con el Ripalda, o quizás haciéndome un lío con él, una termina con aquellas dichosas preguntas: ¿Cuántas naturalezas hay en? Regia y humana. ¿Cuántas personas?. Me patina el embrague. ¿Cuántos entendimientos? Esta me la sé pero no la contesto porque me da la risa. ¿Cuántas voluntades? ¿Cuántas memorias? (Si piensan ustedes que una servidora es la fraila rediviva, se equivocan).

    Buenos días.

    Besos a todos. -azos para madame.

  3. Muy fácil, madame (¿): pago mis impuestos en España, como cioudadano español que soy, y como empresario que cotiza. ¿Contenta?

  4. Dos apostillas (de seguro totalmente precindibles).

    Como primero leo al Anfi y luego lo demás, tras la carta-río chespiriana dominical de su señorito, a quien me libre Dios de llamar Pedrojeta, me vienen un par de pensamientos que me cuesta reprimir.

    El uán. Todos los dicc. consultados traducen ‘utinam’ como ojalá, palabro no obstante de indudable etimología musulmana, clarísimo si ponemos un guión tras la jota. Sin embargo no creo que Horacio estuviera pensando en el Misericocrdioso cuando usó el adverbio/interjección. En Castilla se dice mucho eso de ‘quiera Dios que…’, que en caló pronuncian ‘permita Undibé’.

    El chú. Aprovechando que el Ebro pasa por Logroño -donde se habla un catalunyés muy especial, tanto que se le parece poco- y dado que como afirmaba ayer Manolito Hidalgo, nuestros chicos/adolescentes”… son apáticos, haraganes, groseros, zafios y maleducados. Desinteresados de casi todo. Insolentes, satisfechos de su ignorancia o, tal vez, heridos y rabiosos por no saber cómo superarla (…) No quieren leer, no saben escribir, no conocen ni la ortografía ni el significado de las palabras. Su estado obedece a variadas causas, pero está claro que son los hijos de la televisión…”, pues don Pedroj_ta, para hacer clientela no les escribe diez rengloncitos, ni doce con frases de sujeto verbo y complementos, para poder luego insertar unos comments, no, sino que se saca de los tirantes un ‘videoblog’, ele, el arte, donde luce palmito y expresividad facial (pero no el cartón de la coronilla).

    Nos ha jodío Noé con los chubascos. (Y Eolo con sus soplidos).

  5. Valiente columna, o mejor, columna valiente (por si acaso), escrita sin tyentarse la ropa aunmque sopesando las palabras. Me encanta este vigor juvenil de nuestro amigo, que rejuvenece en cuanto se sienta ante unas cuartillas o se pone a pensar en alguna tropelía. Lo que dice de Gaddafi va a misa. Lo suscribo plenamente.

  6. ¿Qué opina de lo del alcalde de Puerto Real, procesado por meterse con el Rey? ¿Deberían procesarlo a usted también?

  7. No, hombre, no, son cosas distintas por lo que temngo entendido, pues ese monterilla ha insultado personalmente al Rey/Jefe del Estado llamándole “hijo de crápula”, enmtre otras cosas, mientras que don joseantonio no hace sino ejercer su derecho y su deber de protestar contra loo que le parecen relaciones internacionales injustas y mediaciones injustificadas. Su comparanza está malñ planteada, amigo Caletero.

  8. Se me olvidó dar la bienvenida adon Griyo y aprovecho para dársela también a doña Epi.¿Qué hay con “desde mi esquina….”?

    xxxxxxxxxxxx

    Sigo sin entender la aclaración de don Diamante.

    xxxxxxxxxxxxxxx

    En la columna de hoy no me meto , aunque siempre he deplorado que por unos cuartos se tenga tan mala memoria. Pero pasa en todos los paises, …..y en las mejores familias, desgraciadamente.

    Besos a todos.

  9. Gracias doña Sicard, gracias don Prof, pero no es para tanto.

    No vuelvo porque no me he ido nunca, lo que pasa es que mi vida actual es bastante irregular en actividades y horarios y esto, además, se junta con que casi siempre llego con el kiosco cerrado y/o lo que se me ocurre ya lo he dicho varias veces.

    En relación al tema de hoy, pienso que don JC, a pesar de tener sus vicios pagados, los suyos y los de su numerosa descendencia, no es más que un mandao de quien gobierna en cada momento, y así es difícil ser coherente y quedar bien.

    Besos a mis doñas.

  10. una actitud recapacitadora que aunque altiva y soberbia al menos le justifica en inteligente, mas vale tarde que nunca ese cambio de actitud y esa posicion rectificadora al menos augura sabiduria o sera la edad y la buena posicion que cada vez le llevan a querer tener menos problemas. un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.