No es que ahora la Junta de Chaves no envíe manifestantes ni presida manifestaciones frente e Gibraltar para exigir al Gobierno que protesta ante Londres, es que ni se inmuta porque la presencia de esos submarinos nucleares –y no sólo con bandera inglesa– en el puerto de la colonia británica se haya convertido en habitual. Ahora calla y otorga para no importunar al “Gobierno amigo” aunque la realidad es que,  igual antes que ahora, como Chaves sabía perfectamente se agarraba a la pancarta, poco o nada tenemos que hacer frente a ese abuso manifiesto. Lo peor de este embrollo es la mentira, el hecho de que la Junta simulara indignación en tiempos del PP o simule incomodidad ahora, a sabiendas de que no hay nada que hacer en el asunto. Eso sí, que un submarino nuclear atraque junto a nuestra poblada costa es malo si gobierna el adversario, pero indiferente, por lo visto, si en Madrid mandan los nuestros. Nuestros políticos mienten más que hablan y no conocen otra razón que su interés de partido.

2 Comentarios

  1. En el asunto del Tireless la Junta estaba perfectamente informada del riesgo concreto que a la población significaba la avería técnica. Los detalles técnicos del reactor nuclear del submarino y de la avería por fisuración del sistema de refrigeración primario fueron comunicados con precisión.

    Las actitudes y comportamientos ante el publico, los de entonces y los de ahora, son otro cantar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.