Mala cosa la estrategia de dejar correr el tiempo en espera de mejores perspectivas, pero si cabe confiar en que el remonte de otros nos saque del pozo. Ahora viene el parón veraniego y poco cabe esperar de los políticos, pero tras las vacaciones vamos a enfrentarnos a una de las peores coyunturas que jamás haya vivido nuestra comunidad: la de soportar un millón doscientos mil parados, es decir, el 29 por ciento de la población mano sobre mano (en teoría). ¿Y qué medidas proporcionadas a esa catástrofe han adoptado el Gobierno y la Junta? Pues ninguna que merezca la pena. La crisis es mucho más dramática en Andalucía que en cualquier otra región mientras los poderes están, sencillamente, a verlas venir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.