No le falta razón a quienes dicen que si la provincia progresa como lo está haciendo no es gracias a la Diputación sino a pesar de ella. Vean la última idea (una de las primeras que ha tenido) de la presidenta Guerrero: quitarle a la Universidad de Huelva la sede del viejo Hospital de la Merced, única dádiva del organismo al proyecto universitario onubense que, por lo demás, destinado a la enseñanza llegó a sus manos, aparte de que hubo de ser restaurado a fondo por la UHU cuando lo recibió prácticamente en ruinas, con sus ‘okupas’ y todo. ¿No tendrá nada mejor en qué pensar esta insigne prócer que en quitarle una sede a la universidad que tanto está haciendo por Huelva? ¿Nunca tendremos políticos de una altura razonable, con unas ideas discretas y un buen sentido de lo mucho que en Huelva queda por hacer? Mala suerte la de Huelva, salvado quien sea menester, con sus gestores públicos. Esta tontería de la Merced ilustra bien nuestra condena a la mediocridad.

1 Comentario

  1. Al fin alguien se atreve a decir en público lo evidente: que la Merced fue cedida a la UHU en ruinas y que la Junta invirtió en tiempos de A. Pascual una millonada en la restauración. Entonces, la Diputación no quería el edificio. El Alcalde cedió muchas hectáreas de terreno en el Carmen, mientras que la Diputación se quiere lucir ahora sin poner un solo duro. Con mucho trabajito se creó la UHU, con enormes fatigas se construyó y poco a poco se irá diluyendo con políticas de acoso y no de apoyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.