En un tiempo en el que colaboré, y muy estrechamente, con el presidente Borbolla le oí decir más de una vez, en el marco de ese catecismo estético tradicionalista heredado de su abuelo, que no había poder sin influencia ni influencia sin prestigio. Creo yo que apuntaba a la necesidad de contemplar el poder como un derecho a dirigir y no como un accidente de fortuna, lo que no implica necesariamente que él se ajustara luego ni siempre a las exigencias de ese platonismo práctico que, por cierto, formulado de manera algo diferente, ya le había yo escuchado a Tierno Galván como discípulo en su seminario doméstico sobre la dialéctica. Pero hay que convenir en que una cosa es predicar excelencia y equivocarse luego con la mediocridad y otra, por completo distinta, buscar la medianía por sistema, o mejor, “como sistema”, que es lo que practica Griñán desde que eligió como núcleo de su soviet a un grupo de estudiantes pésimos sin otro mérito que la intriga pasillera. La “frikicracia”: eso es lo hemos alcanzado, la “frikicracia”, el gobierno de unos mediocres que conduce por necesidad a la insolvencia. ¿No dicen que un hombre preparado como Planas se presentará a las primarias? ¡Vamos, hombre! Eso no se lo puede creer uno ni como coartada, ¿y saben por qué? Pues porque todo lo que sube baja pero lo que baja no sube jamás. Griñán, que se ha permitido insolente atribuirse el mérito de haber llevado la democracia a su partido es, en realidad, el fautor del blindaje de un “Régimen” –que dura ya casi como el franquismo—a base de encomendarlo a una patulea de advenedizos sin la imprescindible superioridad en saber y quizá en edad, a unos profesionales del partidismo sin mejor título ni profesión. Si el proyecto anunciado de ceder a estos “frikis” la gestión se consuma habremos alcanzado la insignificancia. Mala suerte la nuestra, vive Dios, mala suerte.

A Utrera Molina se le atribuía la idea de que el mejor futuro del otro Régimen pasaba por el Frente de Juventudes: dar paso a los juveniles, abastecerse de la cantera, músculo y canciones a toda costa, fuegos de campamento en lugar de aulas. Y Solís lo superó con un a frase marmórea que seguro que suscriben en el fondo de su almario Susana Díaz y Mario Jiménez: “Más fútbol y menos latín”. Me cuesta escribir esto, aún bajo la cogorza del maracanazo, pero es lo que hay. España es una unidad de destino en medio de la crisis. Andalucía una “frikilandia” que corre a ciegas hacia el desgalgadero de la vulgaridad política.

12 Comentarios

  1. No entró mi comment anterior, donde aconsejaba a jagm registrar su hallazgo “frikicracia” y añadía mi amén a la genial réplica de Epi al secerebrado de turno.

  2. Muchas veces no estoy de acuerdo con sus opiniones. Esta vez comprendo su indignación. Lo de “frikicracia” es definitivo, pero mucho me temo que eso será lo que haya. Veo que usted se piensa las cosas un par de veces antes de soltarlas al aire.

  3. Diga que sí, esto es mala suerte y lo demás son cuentos. ¿Por qué una región con tanta gente ilustre y preparada anda en manos de esta pandilla de baldaos? O de otra cosa peor, que la Justicia está a punto de sacar a la luz. Ojalá, por el bien común.

  4. Uno se remonta a 20-25 años atrás de gobiernos andaluces y aparecen tipos como Eduardo Rejón, Antonio Pascual o Juan J. López Martos. Luego, con una lumbrera como er tito Chave ascendieron a lo más alto del principio de Peter frikis como Carmen Calvo o Antonio Ortega, por no nombrar a la incombustible Mª Jesús Montero a la que oyeron en un AVE dirigirse a gritos a un subalterno en términos tan finos como “No me toques más los cojones, Fulanito…

    Si el futuro de Vandalia pasa por tener a Susanita de presi y a Mario Jiménez de factótum, en plan Gaspi Zarrías, con una edad como la que calzamos más de uno, más nos valdría ir pensando en una autosedación definitiva.

    Mi don Rogelio, cómo no decirle que le quiero.

  5. No fue ese el comentario textual, don Epi, sin o “A mí no me toquéis la polla”, con perdón de las señoras. Hay testigos.

  6. La referencia es parecida. A mí debió llegarme de cuarta o quinta mano.

    El episodio en el CdSalud de Camas me lo refirió quien decía haberlo presenciado, pero la fuente no me es totalmente fidedigna.

  7. Si no he entendido mal, don Epi salva todavía, tras la filípica del autor en la columna, a algunos políticos de la autonomía y da sus nombres como muestra de que todavía, entonces, en su tiempo, el nivel era más alto. En fin, don Epi, tampoco eran para tirar cohetes. ¿Ha oído alguna vez hablar de ellos una vez cesado, aparte de Pascual que nunca se alejó del perol? En la Junta estuvieron Braulio Medel, Julio Rodríguez y otros (pocos) algo más distinguidos, además del marido de la Cospedal, pero los citados no eran más que “inventos” políticos.

  8. Realmente la rebaja del nivel de los políticos es alarmante. Si lo de Andalucía cuaja –con permiso de la juez de los ERE– alarma pensar que una quinta parte de España caiga en manos de una chica que por poco no acaba la carrera y nunca en su vida ha trabajado en nada concreto aparte de los manejos de partido. Yo en eso estoy con ja plenamente: no se trata de titulitis sino de entender que lo lógico no es situar en cabeza a los mediocres y dejar en sus manos la compleja tarea de gobernar.

  9. Desde tan lejos no se entiende tanto desbarajuste ni tanta incapacidad. ¿Tan tontos son, y tan venales, que no pueden ni mantener un nivel medio de sus Administraciones? De lejos se el incendio en toda España, en Madrid, en Barcelona, en Sevilla. Estoy por creer que el único que hoy día sabe lo que hace es el presidente gallego, por quien no siento especial afinidad pero al que reconozco el tacto y la mesura.

  10. Buee, mi don Max. Rejón ejerce su medicina, incluso consulta privada le he conocido, no sé si sigue en ello; López Martos era un profesional cualificado en lo suyo y salió limpio a pesar del maletín del Cacerolo… Si me lo compara con la flamencóloga Bibiana o el actual copresidente Valderas…

    No olvide que nuestro anfitrión anduvo en la cosa en tiempos del borbollismo. Al menos por él saco la cara. ¿No cree?

  11. Esta es una columna que se las dejo a ustedes por falta de poder opinar: no tengo ni idea de quien están hablando.
    Pero que no falten los besos a todos.

  12. El nivel nunca fue alto, pero hoy está cayendo en picado. El propio Griñán, del que se esperaba tanto, ha resultado ser un camelista de marca mayor y un irresponsable como se está viendo. Esperemos que no se consume su plan por el bien de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.