La reacción de las instituciones implicadas en el suceso de la epidemia de listeriosis ha sido francamente impropia. ¿Qué le importa a la gente: la situación y sus remedios, o la trifulca partidista entre la Junta y el Ayuntamiento? Desde luego, el calendario ofrecido –tantos días para detectar el peligro y disponer los remedios– no deja de ser inquietante, pero deja entrever que los servicios públicos se han entretenido bastante más de lo que cabría esperar de su diligencia. Que algo no ha funcIonado como era debido no admite dudas. Pero quizá lo peor está siendo la sonora bronca provocada por la acusación de irresponsabilidad cruzada entre las dos Administraciones. El ciudadano contempla incómodo estas reacciones institucionales que descubren a las claras la triste realidad del cainismo partidista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.