Mala imagen la que proyecta la visita de inspección girada por una delegación del Consejo Superior del Poder Judicial (CGPJ)al Juzgado que instruye el “caso ERE”, al parecer motivada por la denuncia de la juez titular interpuesta por la Fiscalía. Y peor si se conoce el tenor de esa denuncia que habla de una “abrumadora” muestra de conductas irregulares y de una “reiterada pasividad” que puede “sugerir una voluntad (por parte de la instructora) de paralizar o ralentizar” los procedimientos, favoreciendo la posibilidad de que “la acción penal no alcance sus objetivos”. Con la sentencia de los ERE en puerta, no cabe duda de que esta situación, por inevitable que resulte, contribuirá gravemente, y en el peor momento, al lamentable descrédito de la Justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.