No ha bastado el compromiso explícito del presidente Griñán con la Educación como objetivo primordial, para que Andalucía siga siendo una de las regiones españolas con menor inversión por habitante en esa materia. No es raro, por ello, que uno tras otros nos vayan cayendo encima los récords menos deseables. El último, descubierto en un informe del propio Ministerio del ramo, sitúa a Andalucía a la cola de las comunidades españolas en cuanto a número de alumnos por profesor, tanto en centros públicos como en centros privados, más de un punto y medio por encima de la media nacional. Los buenos propósitos poco valen sin hechos que los comprueben. De buenas intenciones se dice que está el infierno empedrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.