Dice el presidente Moreno, agilizando el adjetivo, que se encuentra y nos encontramos en una “volátil situación”. Y añade, ya en román paladino, que el que vivimos en este momento es un “riesgo alto”, dado que la “cuarta ola” parece estar repitiendo con fidelidad el ritmo estadístico que movió a la pandemia tras el disparate navideño. ¡Vaya panorama! El proyecto de Juanma, en consecuencia, tendrá que bracear todavía entre olas enemigas durante un tiempo incierto, pero lo peor no es eso sino que también habrá de encarar “olas amigas”. No es sólo la temible pandemia lo que hemos de lamentar, sino la estólida ambición de muchos políticos para los que el interés común pasa meridianamente por el suyo propio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.