Es llamativo el balance de la gestión del anterior Gobierno que los nuevos gestores de la Junta andan publicando: planes e inversiones si ejecutar, prohibitivas indemnizaciones millonarias causadas por la negligencia, cajones vacíos e incluso el patrimonio sospechosamente mal inventariado. Estas cosas no deberían difundirse así como así, sino que exigen su demostración y obligan a la exigencia de responsabilidades, sin lo cual serían los propios denunciantes los que quedarían en evidencia. Los ciudadanos necesitan saber con rigor y sin estridencias qué hay de verdad en el desastre autonómico que se está aventando. No vale tirar la piedra y esconder la mano como no valdría dejar las alfombres por levantar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.