Perder empleo en Agosto en Andalucía es un dato malo, quizá pésimo, porque hace temer que septiembre abra la caja de los males de cara a un otoño en el que pintan bastos. Estamos ya por encima del millón –por más que recorten los maquilladores–, es decir, más allá del 30 por ciento de parados, y a la espera de ver qué ocurre cuando el turismo estacional eche el cierre. Son noticias demasiado malas para que la Junta se limite a jugar ‘al cerrojo’, prometer mayores deudas y anunciar austeridades que ya veremos a quien afectan. Nada ganamos con disimular esta tremenda realidad como se ha venido haciendo durante demasiado tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.