Cuando hace unos meses, creo que fue allá por octubre, una soldado ceutí, Pilar Pacheco, apareció como su madre la trajo al mundo en la portada de Interview, el ministerio de Defensa se dejó caer con una reacción tan moderna como probablemente estudiada, diciendo que posar en pelota o cubierta de armiños era una cosa muy personal que en nada afectaba al servicio de armas. Vean cómo hemos progresado con estas modernizaciones sucesivas impuestas por nuestros providentes gobiernos y también, qué duda cabe, por efecto de nuestra propia evolución mental como tribu post-tridentina. Tampoco en Francia, diga lo que quieran sus innúmeros adversarios, el destino político de Sarkozy parece seriamente amenazado por la audaz exhibición de la que ya es quizá “primera dama” y la reacción mediática ha sido francamente efímera en medio del revuelo provocado por la prohibición del tabaco en los bares y el benemérito proyecto de eliminar la publicidad de la tele pública. ¡Se van a escandalizar por lo que ocurra en las altas alcobas en un país donde ha sido tradición que las “favoritas” reales desplazaran a las reinas en el protocolo versallesco! Eso no ocurre ya ni en España, y eso que entre nosotros lo suyo ha venido siendo guardar el desnudo a hurtadillas, como hacía el propio Felipe II, disimulando bajo los paramentos de la real cámara lo que hoy cuelga en las paredes del museo apto para todos los públicos, cuando no mantener amantes en los conventos, entre deliquio y deliquio, pero siempre tras las rejas, como se cuenta que hacía don Felipe IV, entre otros monarcas, con sus novicias llagadas. Que no se haga ilusiones Fillon porque las encuestas dicen hoy lo contrario que mañana y, posiblemente, lo mismo que ayer. Sarko sabe de sobra que no hay mejor anestésico para el rival que la envidia cochina.
                                                                xxxxx
Tienen perdida la batalla los vigías de la intimidad en las alturas. Es más, Guerra demostró que una leyenda de bigamia práctica bien aderezada y mejor difundida –a mi modo de ver, fue un error fatal del gonzalismo tratar de lastimar su imagen dando pábulo a aquellos rumores– fortalece más que otra cosa a un político contando con la tácita complicidad del androceo y la comprensión inconsciente de muchas hembras en este país sobre el que sigue gravitando, todo lo lejana que se quiera, la fantasía del serrallo. Pocas maniobras le habrán reportado a Gallardón mejor publicidad que el malicioso esfuerzo que hicieron muchos desde la acera de enfrente atribuyéndole romances lejanos con cierta moza marbellí. Lo que es nuevo, eso sí, lo que constituye todo un acontecimiento, es la divulgación del desnudo de la “première”, algo inconcebible en la campana pneumática del puritanismo yanqui, por ejemplo, pero que quizá lo será cada vez menos a medida que se vaya viendo en la liberalización de esas codiciadas curvas un alegato práctico de primera magnitud para el debate entre civilizaciones que, aunque sea con tan poco éxito, tratan de imponernos todavía algunos iluminados. ¿Por qué se va a movilizar por un desnudo un país que ha sobrellevado incluso con simpatías los amoríos de Mitterand, a quien no era raro ver en ‘Lip’ con “la Otra” zampándose un codillo con ‘choucrute’ y en cuyo entierro compitieron en música y lágrimas sus dos reconocidas viudas? Uno diría que lo suyo sería ver en esas carnes expósitas una imagen nítida de la modernidad y en la indiferencia del ‘Premier’ ante el exhibicionismo de su presunta señora, un rotundo gesto liberador y un templado mandoble a la cultura de los celos. Michel Leiris tenía clara la indefectibilidad de este proceso cuando le pedía (supongo que su amante) que no viniera mientras en el desnudo hubiera magia aún. Y los papas no le temían al infierno pero le temían al desnudo. Está visto que las revoluciones se hacen por arriba o se quedan por hacer.

18 Comentarios

  1. Por Júpiter, Minerva y Venus! Por todos mis Lares y Penates!. Válgame el cielo que son las horas que son y nadie se ha jugado un maravedí en este tapete en blanco con tema tan sustancioso. ¿Tiene que ser una servidora, con su deslenguada verborrea quien rompa el fuego, carnes mías?

    Entre tantas cosas con las que una podía comenzar y no acabar, hago solo hincapié en la expresión del Anfi acerca del puritanismo yanki. ¿Que ellos elevaron a industria poderosa y cambiaron la civilización y la educación de todo un siglo con el invento de los hermanos Lumière? Pues vale, pero infiltraron el llamado arte de ese puritanismo que ve normalito que a un marine lo despanzurre un obús, escena apta para lactantes y cagones de guardería y criminaliza el pezoncillo o el pubis entrevisto que se convierten al momento en escena para adultos. Eso si no anatematizan la peli con el tachado vergonzante de la X. (Hay que ver, el tiempo que tardé en aprender a decir pinícula y ahora le llaman flim).

    ¿No es mucho menos agresivo y deformante, más natural y ético, que una señora se beneficie a un maromo -o viceversa- a que un psicópata haga trozos a otro ser humano o que un tipo mate a doce por un puñado de euracos? Pues en esas estamos.

  2. Abrumado por la culpa pasada, pido perdón a doña Icaria, humildemente, aunque prometo que no quise ningunear a nadie el el potro día sino quejartme, como hoy, de que tan pocos amigos se hubieran dado la vuelta por el casino. Y vuelvo a lo mismo: hemos creado una especie de obligación correspondiendo a quien día tras día nos ofrece el fruto de su trabajo.a vbeces, también como hoy, fruto delicioso ( me refiero a la doctrina, no al objeto comentado). En fin, me vuelvo a casa que hoy aquí no hay parroquia…

  3. No estoy seguro de que el efecto de esas fotos sea tan irrelevante. Ya veremos, pero hoy sabemos que la popularidad del “marido” ha caído en picado, y bien que lo siento porque, aún siendo yo de la parte contraria, me gusta ese personaje y las maneras que ha tenido hasta ahora de enfrentrarlos problemas.

  4. ¡La dulce y libre Francia! La imagen de la dama desnuda es otra lis añadida a la viena tricolor.

  5. El tema de la mujer de César, tema eterno. Lo que jagm dice de Francia, como lo que recuerda de España, es tan verdad como que estamos aquí ustedes y yo. En cuento a la “caída” de popularidad de Sarko, querido don Zurrón, no se preocupe y quédese con lo que la columna dice al final del primer párrafo.

  6. Veo por los comentarios que los varones son menos tolerantes que las hembras, dichos ea sin ánimo de enredarnos en la cuestión “de género”, que es la más aburrida y manida de la era en curso.

  7. Serena reflexión sobre un asunto verdaderamente llamativo, en la que se profundiza mucho,entre bromas y veras, desde la cultura de los celos a la realidad farisea pretérita y actual. No es fácil tratar un tema como éste sin alguna estridencia y saliéndose del molde, y la columna lo logra.

  8. Y dale con el Guerra bigamo! Parece que no coniocieran a otro tío con un lío fuera de casa, joder. ¿Usted nunbca ha sacado los pies del plato, señor moralista?

  9. ¡Huy, los pies del plato, dice el señor! No sabés bien lo fuera que los sacaba (y me refería a los pies,¿o qué estaba pensando, boludo?) mi don ja, y supongo que los sigue sacando. Me gustó, ya lo creo, la broma sobre la señora Bruni, esa piba de plástico, pero qué bien tayyyyyada…

  10. Un comentario limpio, no comootros que he leído, asquerosos como salidos de la rija. jagm se mete a fondo, ocmo quien no quiere la cosa, en el plano de la responsabilidad y desmonta el tinglado de las apariencias de todos los fariseísmos. Tampoco yo creo que le cueste caro ni bartao a Sarko,entre otras cosas porque doy por fugaz la aventura. No solemos pendar en que un Presidente de la Francia pueda tener, no ya señora, que bien harto habrá quedado de la “española”, sino novias…

  11. Me adhiero a los comentarios y hoy soy yo quien no entiende bien el de doña Icaria, y por favor, no se me suba a la golilla: lo del puritanismo no me queda claro y si me decido a señalarlo esporque disfruito cada día con lo que esta vieja sabia nos relata.
    En general estaría más creca –hoy– del último comentario, el de doña Berenice, pero la columna me ha gustado especialmente por eltiento con que está administrada la ironía en un asunto tan serio.

  12. Nos hemos reído lo nuestro con tu comentario mientras comíamos tras el ventanal del restaurante que bien conoces aquí. Delicioso.Y algo más: aquí en Alemania ya hubo un affaire estupendo con Kohl, no sé si lo recuerdas. Claro que aquella dama no podía retratarse de esa guisa…

  13. También yo querría que doña Icaria explique lo que dice sobre estos puritanos que yo sufro tan de cerca. Puede que seamos los dem´ñas los que estemos obtusos,.o puede que esperamos tanto de ella y la seguimos con tanta vehemencia que no nos hayamos enterado del todo. Please, doña.

  14. P.D. Y excusado decir que la columna me parece de lasmás divertidas de lo que va de año. Afirmo.

  15. Bonito, elegante alegato, muy justo lo de los fariseos, muy bien visto lo de la renuncia a los celos. No se preocupen, amogos sarkozistas, que esafavtura no tiene trazas de llegar nunca.

  16. ¡Pero qué divertida , y amena! ¡Qué gustazo de columna! me encanta cómo le saca su miga a las cosas, con humor y gracia, sin moralismos tontos pero con entereza.
    No creo que pase nada con el desnudo de la señorita en cuestión , si juzgo por las reacciones que oigo. A la gente ni le va ni le viene. Lo único que me gustaría saber a mí es si es verdaderamente bonita, en cuyo caso trataré de echarle un ojo!
    PD: Me ha encantado el comentario del Páter; el de doña Icaria me parece claro: a ella le parece mal que sean tan puritanos sexualmente los Estadounidenses, pero que autoricen y les parezca normal la violencia.
    Besos a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.