Si ustedes ha escuchado al desconocido consejero de Trabajo de la Junta hablar de la voluntad de la Junta de paliar en lo posible la tragedia laboral que supone el cierre de Delphi en la bahía gaditana, olvñidense porque ahora resulta que no era para tanto. Si por casualidad ha oído a los bien subvencionados sindicalistas gritar en las ‘manifas’ eso tan rotundo de “¡Somos 5000, ¿dónde nos metemos?”, no se inquieten porque resulta que, bien hechas las cuentas, no “somos” más que 1.800 los afectados por el cerrojazo patronal. Chaves ha dicho incluso que el cierre de Delphi va a resultar benéfico en la medida en que las empresas que van a venir (¿cuáles, cuándo?) a la Bahía van a crear más puestos de trabajo (¿cuántos, dónde?) que los que proporcionaba la cerrada. Un buen “pacto de concertación” es una victoria: la garantía de la “paz social” que, traducida del jergón político, quiere decir de los sindicatos. Ya ven: en Cádiz resulta que no era tan grave el problemón de Delphi. Un paso más y acabamos ganándole dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.