Nadie quiere saber nada de las mafias que trafican con seres humanos, las responsables de los miles de muertes ocurridas en el Mediterráneo, en especial desde que el conflicto de Oriente Medio alcanzó a Siria. El año pasado confirmó a la costa andaluza como el punto de arribada más importante de España, duplicando el número de inmigrantes irregulares respecto a los llegados el año anterior. Y nadie quiere oír hablar siquiera de las mafias, como nadie tiene el coraje de denunciar la colaboración “política” de Marruecos en esta tragedia. ¿Tan difícil será para la Armada –para la nuestra y para las de la UE— plantarse frente a esos bucaneros de tres al cuarto y liquidar su negocio? A lo peor resulta que ese negocio no es solo de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.