Muchas reacciones contra las declaraciones –quizá no del todo aquilatadas y prudentes—del juez Serrano contra la cuestionadísima “ley de género”. Asociaciones feministas de todo tipo se han desmelenado contra él, mientras padres separados lo apoyaban en público quejándose de una desigualdad de trato que, sin duda posible, establece la ley. Y el delegado del Gobierno contra la Violencia, el hasta ahora bien prudente Miguel Llorente, lo ha puesto ayer como a chupa de dómine en estas páginas, eso sí, como si la protesta del juez ante esa ley que, por cierto, no logró reducir los crímenes, respondiera a un complot y no a un clamor. Así no vamos a ninguna parte. Demasiada gente piensa como el juez Serrano, incluso entre los jueces.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.