¡Hay que ver las luces que la Oposición da a sus moradores! Lo que jamás vislumbraron desde el Poder, lo ven claro como el agua a ras de tierra. Hay que reformar el tinglado de Canal Sur, por ejemplo, no se puede seguir con una dirección adicta al “régimen” sino que conviene –desde ahora, no antes—sacar esa baranda a concurso público, para lograr lo cual “no habrá ningún problema” parlamentario. Y eso lo dicen quienes han mantenido interina y grotescamente en el sillón al actual presidente durante años y años, lo que certifica lo dicho: que descender a la leal Oposición enciende las luces políticas a los más ciegos. Abolir los aforamientos, descubrir las trampas sanitarias, bajar el IRPF a la tribu, suprimir los tributos al heredero… resulta que no era tan difícil. Un baño de realidad (y de oportunismo) le sienta bien hasta a los dinosaurios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.