Es curiosa la afición de ciertos políticos y dirigentes al trato sicalíptico, bien entendido que siempre por cuenta ajena. Primero fue un alcalde de Baena, más tarde uno de Valverde del Camino y los de otros pueblos, y ahora una panda de junteros de la Faffe los que pagan el putiferio con la Visa oficial, es decir, con su dinero (de usted) y el mío. Las Administraciones replican su inocencia por sistema pero resulta ya incuestionable el uso y abuso de esa tarjetas de crédito en escarceos y cuchipandas. No cabe mayor descrédito, pero ni por eso reacciona nuestra dirigencia, que contempla impertérrita el lamentable espectáculo y disimula cuanto puede a esa garduña sus yerros y tropelías. ¡15.000 euros en un burdel y todavía protestan! La paciencia del rebaño sólo es comparable a la desvergüenza de sus rabadanes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.