La Junta no se ha inmutado siquiera porque la totalidad de los rectores andaluces hayan suscrito la dura requisitoria contra los “recortes” presentada en Madrid por sus colegas. Se ha limitado, a cambio, en cargar contra el ministro Wert, incluso utilizando metáforas no poco insultantes, como si ella no tuviera que ver con la “asfixia” denunciada al deberle desde siempre a la Junta y superar ahora ahora esa deuda hasta el límite, hecho que cabría decir que se merecen –ellos, no las universidades—dada su estrategia de protestar contra el Gobierno y pasar en silencio ante la Junta que es su responsable presupuestaria. El consejero Ávila se ha ensañado con Madrid. Con rectores como los que tenemos no hacía falta más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.