Aquí todo el mundo es municipalista hasta que llega la hora de entregar competencias o de soltar la mosca. Un nuevo caso que lo confirma es la abultada deuda que la Junta mantiene congelada a los Ayuntamientos como consecuencias del Plan Aula 2000 que forzaba a éstos a pechar con la construcción o mejora de los centros de sus respectivas localidades contando con un futuro pago de la Junta que nunca llegó. La deuda en cuestión asciende a 146 millones de euros y se refiere a obras realizadas en el periodo 1997-2004 que, según reconoce la propia responsable del ramo, han contribuido a mejorar sensiblemente la realidad escolar, a pesar de lo cual la Junta que le endosó esa responsabilidad suya a los consistorios, no le ha pagado luego, lo que sugiere dos preguntas: por qué la Junta transfiere a los Ayuntamientos una obligación suya, y dónde está el dinero que supone que debería haber presupuestado para resarcir esa deuda. El toque está en saber si, en realidad, con ambas cuestiones estaremos haciendo una misma pregunta. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.