El costo de la pelea partidista –la externa y la interna—sabemos ahora que lo han pagado los ciudadanos andaluces. Desde Fomento, Cultura o Salud…, se suceden los “hallazgos” de agujeros negros en la herencia administrativa que el “régimen” ha legado a los nuevos gestores: los dineros destinados a carreteras, autobuses, puertos o sanidad, por no hablar de los ofrecidos por la Unión Europea, o se han quedado en el camino o no aparecen. ¿Qué hacían, entonces, los anteriores responsables? Pues eso, pelear y pelearse, intrigar dentro y fuera, fomentar el maniqueísmo y posar para la galería. ¡Ni el “socio” que los mantenía en el poder se enteraba, al parecer, del desastre! Parece que no hay nada más urgente hoy que intentar la despartidización de la política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.