La expresión del pobre Nizan se viene a la memoria cuando escuchamos las intervenciones de algunos de nuestros parlamentarios en esta “Segunda Regional”. Al portavoz del PSOE, por ejemplo, a ese bachiller Jiménez que, sin más bagaje que el adquirido en los pasillos partisanos, no abre la boca si no es para escupir o morder. A Arenas le espetó antier –con la anuencia de Griñán y a sabiendas de que defendía una causa perdida—de todo menos bonito: “trapero, “hurtardor” o “trilero barato”, pero eso ocurre porque la criatura no sabría hacer algo diferente. Este encumbrado chico no aprobó nunca el primer curso de la carrera. ¿Se imaginan si llega a terminarla?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.