Ha causado gran conmoción la noticia difundida por tierra, mar y aire de que un primatólogo japonés, Tetsuro Matsuzawa, mimbro de la universidad de Kyoto, ha probado la superioridad de los chimpancés sobre los propios estudiantes universitarios a la hora de aplicar y ejercer la memoria fotográfica que es como conocemos, generalmente, a la llamada “reducción eidética”, es decir, a la aprehensión cognitiva de la esencia realizada por la visión. Hemos visto en la tele a unos simpáticos monosabios –permítaseme el taurinismo– pulsando con el dedo sobre la pantalla una serie de casillas en blanco en las que poco antes habían podido ver números, operación vertiginosa en la que se han demostrado bastante más rápidos que los alumnos invitados a participar en la prueba. Ya estamos otra vez, pues, en el dilema, he aquí de nuevo sobre el tapete la discusión sobre la presunta capacidad intelectual de los primates que ha vuelto tarumba a más de un sabio de bata blanca, pero en esta ocasión ignorando, seguro que sin intención de defraudar, la diferencia que estableciera Husserl entre precisamente lo “eidético” y lo “fáctico”, polaridad que separaría, qué duda puede caber de que enfrentándolas en cierto modo, a la ciencia que centra su objeto en la ‘idea’ (y eso viene de Platón, no se olvide) y a la que trata de polarizar su atención sobre los ‘hechos’. ¿Qué es lo que penetran y aciertan esos monos?, cabe preguntarse en definitiva, ¿es la realidad propiamente tal o tan sólo su sombra espectral sobre la pared rugosa de la Caverna? De acuerdo, vaya que el avisado chimpacé señale el 3 antes que el alumnote atolondrado, pero ¿sabe ese mono lo que está señalando, conoce el alcance numérico y, por ende, práctico, de su gesto, o solamente repite como un autómata una técnica de identificación en sí misma poco significativa? Se me dirá que hoy es posible a cualquiera dividir por decimales usando una calculadora a pilas, pero ese argumento ni quita ni pone a mi objeción zoológica. Todo lo más podría sugerir que cada vez hay más monos entre los hombres, pero no que haya más hombres entre los monos.

                                                                xxxxx

A mí lo que me suliveya en el fondo es comprobar la estupenda aceptación que tienen estos presuntos portentos sobre una opinión perfectamente indiferente a hechos tan probados como que cada no sé cuántos minutos muere un niño de hambre en este planeta, y decididamente más propensa a apoyar la prohibición de las cobayas en la experimentación que a encresparse con un Sistema que ha dado hace tiempo por perdida (quiero decir, por ganada) la pugna por conseguir que los fármacos contra el SIDA se vendan  a precios no depredadores en los países hambrientos. ¿Poseerán los simios de verdad una capacidad intelectual superior a la de los humanos, careciendo, por tanto, de sentido, la secular presunción de la preeminencia de nuestra especie sobre la de ellos? ¿Y habría que pensar entonces, que la Madre Naturaleza habría dado un paso atrás perturbando la evolución de manera que especies inferiores señoreen a las mejor dotadas?  Ni idea, de corazón lo digo. Pero me parece que el aviso del fenomenólogo citado más arriba señala una brecha gnoseológica que nadie debería ignorar so pena de verse precipitado en ella. Una cosa es el saber “sobre la esencia” (con permiso de Zubiri sea dicho) y otra muy distinta el que, averando discretamente las’ideas’ se propone acercarse a los ‘hechos’ y actuar sobre ellos. Consideren lo poco que se parece un “átomo” de Demócrito a esas maravillas pulsantes que ha descrito nuestros físicos de partículas. ¿Supone esto que le estoy quitando mérito a las intuiciones de  Demócrito o de Leucipo por haberse adelantado ambos en tantos siglos a nuestros genios contemporáneos? Yo creo que no. Como creo que los monitos de Tetsuro se quedarían nota si la pantalla les ofreciera una resta. No es por defender al ‘Génesis’, palabra. Si así fuera no echaría mano de Husserl.

22 Comentarios

  1. Sólo deseo puntualizar a nuestro anfitrión blogero que P. Lévêque, en su libro ‘Bestias, Dioses y Hombres. El imaginario de las primeras religiones’, (cuya traducción se publicó en Huelva, en 1997, cuando era rector una persona culta e instruida como Antonio Ramírez de Verger) habla de un potente doble sobrenatural que remontaría en la conciencia del hombre hasta la prehistoria y que serviría de plataforma a Platón para desarrollar, desde planteamientos más racionales, su teoría de las ideas. Coincido, por lo demás, en sus planteamientos y le agradezco que nos pastoree por ellos.

  2. Cuando el Maestro nos guía por estos laberintos, una, en el horror vacui de otros no comments previos, se siente mísera e ignorante. Siempre nos queda la apelación al lenguaje que los simios no dominan demasiado.

    Estos monitos, sentimentales y mimosos, tienen ciertamente demasiadas cosas en común con nosotros como para que haya gente que coma sesos de mono vivo, como para que se lo piensen dos veces los experimetandores haciéndoles perrerías en el laboratorio, como para que los cacen de bebés y los usen de reclamo para tusristas, vestidos de torero o de gran maestre.

    De ahí a que se prohiba la cirugía experimental con perros, cobayas o cochinos -que ya mismo se convertirán en banco de órganos para transplantes humanos- hay un abismo. Maté hace poco una salamanquesa que repugnaba a mi pareja y escuché su grito de dolor mientras la aplastaba.

    Hermano lobo, hermana fuente, hermano roble, pero ¿hermana pulga o hermano VIH? Por lo pronto vuelve a haber demasiados lobos en Castilla la Vieja y se permitirá la caza de doscientos por temporada. Aún recuerdo hace cuarenta años a unos pastores con la piel de un lobo llena de pasto, mostrándola de taberna en taberna y también puse mi óbolo en una gorra boca arriba.

  3. ¿Qué pasa? Ya está la gente de uiquen,¿ o qué?

    Divertida, me encantan estas columnas suyas, esa mezcolanza de conocimientos sabios, de novedades, y de humor.

    La verdad es que la última parte no la entiendo, porque no sé quien es Hússerl.

  4. Este es el jagm que tanto nos gusta y el que se permite, sin la menor sombre de pedanteria,exhibir una cultura tan enviadiable como envidiada (me consta). El tema, recurrente en él desde la juventud lejana, ha sido tratado una vez más con la mano izquierda que puede permitirse quien bien lo conoce hasta ensus entresijos. ¿Tiempos aquellos del Centre Royaumont, ¿verdad, amigo? ¡Qué jóvenes éramos a pesar de la dictadura…

  5. Precioso y graciosísimo, se agradece en pleno «puente». Que recortado para el lunes en un intento más de elevar el «nivel Pisa», que arece que no inquieta a la Junta ¡¡¡ni a los papás de los torpes!!!

  6. Pues dígalo porque si no no se le entiende nada, listo.
    Gran asunto, el de la inteligencia animal, sima de primatólogos, en efecto, causa de tantas locuras y, sobre todo, de tanta tonteria. La distinción fenomenlógica quehace gm es de gran clase, supongo que lo habrán advertido. Me pregnto cuántos colegustas suyos saben ya quen es Husserl.

  7. No comprendo su insesibilidad en el tema de las experimentaciones con animales indefensos, usted quees tan sensible –creo que nos consta tras tantos años de trato– y que no pasa por alto esfuerzo por levantar la voz contra el sufrimiento. ¿No ama a los animales?

  8. 21:12
    Don Miau parece que desprecia a los niños que mueren de hambre, de SIDA o de paludismo. ¡¡FU!! también.

  9. Según lo que entiendo de HUsserl, estamos en pleno Magrtte: «Ceci n’est pas une pipe», la representación de la pipa NO es la pipa, la percepción de la pipa no es como su imaginaciónj. Entre las dos cosas el simio no hace la diferencia.
    Yo tampoco la hago muy bien entre primate, simio , y mono .Me la pueden explicar?

    xxxxxxxxxxxxxxxxx

    Enfín , un nombre más para mi intelego. ( Hablo de Husserl!)

    xxxxxxxxxxxxxxxxxxx

    Parece que están todos disfrutando un fin de semano largo …mientras que nosotros estamos en pleno fin de trimestre, volviendo a casa a las ocho como si nada: mas de 12 horitas en el cole son muchas horas.

    Saludos a don Griyo, a quien echamos de menos, y demás fieles lectores.

  10. Doña Marta ha intuido con elegancia el sentido de la distinción de Husserl que hace ja: «la pipa no es su representación»como la sombra no era el ser en la pared de la Caverna. Esplénida reflexión, bien fundada, en especialpor ese recurso al maestro de la fenomenología que bien merece que se le recuerde de vez en cuando en medio de este erial. De laidea al hecho (a la cosa) va un trecho que a veces es incluso insalvable. Véase por qué interesnates caminos nos hace pensar este curioso que saca de la letra chica los mayores titulares.

  11. Muy bonito:los monos son su fuerte, a más de su obsesión (me parece), y no creo aventurado decir que a la mayoría de los bloguerosm nos encanta que nos lleve con tanta frecuencia al zoo y nos sitúe ante la jaula de los monos.Que no es lo mismo que simio ni primate:eñlemental, doña Marta,porque eso puede aclararlo en cualquier enciclopedia o diccionario.

  12. Contraponer la idea al hecho, lom eidético a lo fáctrico: jagm es uno de los pocos marxistas residuales (lo dice él) que me creo de verdad. Y de paso diré que me encanta entrever en ese marxistón autopurgado un fondo humanístico que mucho debe al cristianismo occidental y a otras morales y filosofías. ¿No es un lujo? Yo creo que sí.

  13. Me gustan estas filosofías en el zoo a que tan aficionado es jagm, a quien se le nota (uno es casi de la especialidad) una evidente tendencia hacia la etología. Pero que él trabaje siempore sus reflexiones desde la filo o la sociología es iunteresante, en especial para quienes estamos acostumbrados a una perspectiva más cerrada, quiero decir, especializada. Es bueno abrir las ventanas y mejkor que por ellas entre aire renovado. Yo he aprendido muchas cosas de este hombre con quien tantas veces estoy también en desacuerdo.

  14. Me encantó el desmontaje que hace delsimplismo teórico. Creo que habría muchas menos «noticias sensacionales» de índole científica en laprensa, si hubiera bastantes críticos con fundamento, como el nuestro, para poner en su sitio a los escandalosos.

  15. No, el simio no alcanza al hombre en su capacidad. Empeñarse en lo contrario es una simpleza. El año pasado hubimos de pasar por la vergüenza de aisstir en el Congreso –menos mal que a hemiciclo vacío– a la presentación de un proyecto de ley que pretendía conceder a los «grandes simios» los derechos humanos. A ese bobo le vendría bien meditar la sugerencia de Husserl.Aunque talm vez le podría bastar con el sentido común.

  16. ¡Que le paguen a un tío por eso que se acaba de comentar! Lapolítica no solamente es el mejor negocio del mundo sino la actividad más mistificadora que se conoce.

  17. Yo si creo que los monos nos entinden.Ustedes saben que se hacen los tontos para que no les demos trabajo, pero si los miras a los ojosn te das cuenat como de dao yo de que te entienden todo y por todo. Lo demás que habla el jefe no lo pillo, lo siento.

  18. También yo celebro estas divertidfas digresiones sobre temas que parecen insignificantes pero que significan mucho una vez que uno se deja llevar por el razonamiento del autor. A veces pienso que estamos viviendo una época en que al artícul. de periódico ha sustituido al ensayo y no estoy segura de que eso haya sido para mal, porque de otra forma no tendríamos ocasi´ñon de entarranos de muchas cosas que ocurren, y que tienen un valor grande.

  19. 10:12 ms del SÁBADO
    Y la columna sin aparecer en el blog. La he leído en papel y se la aconsejo a los casineros. ¡Es genial! Y demuestra ese tirón trascendentalista que ayer mismo alguien veía en la compleja personalidad intelectual de jagm. Lean ese artículo para ver hasta dónde puede llegar la estupidez humana y,de paso, para sopesar otra vez el fondo de saberes de nuestro amigo diario.

  20. Me sumo a la protesta, sin dada debida al «puente», pero es una lástima porque «de bonne matine» las cabezas suelen estar claras, ¿verdad madame Sicard?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.