El movimiento de los jueces y magistrados no parece que vaya a quedarse en agua de borrajas. De momento, los de Sevilla han anunciado que suspenderán todos los juicios que hubieran de celebrarse en los meses de junio y diciembre y reclaman que se creen seis nuevos Juzgados para poder atender con garantías razonables a la ejecución de las sentencias. Aparte de ello se anuncia que la mayoría se atendrá a la “ratio” establecida por el Consejo General del Poder Judicial sin excederse en la productividad por considerar que lo favorece a la política cicatera de las Administraciones al compensar con su sobreesfuerzo la dramática escasez de medios humanos y materiales que padece la Administración de Justicia. Dudo que consigan mucho en esta coyuntura, pero no cabe duda de que están creándole al Poder ejecutivo un problema de dimensiones extraordinarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.