El luto ha llegado a la Junta de Andalucía con motivo del “recortazo” Griñán-Valderas. Todos los viernes –y ayer fue el primero—los funcionarios han decidido acudir a sus despacho de negro riguroso, metáfora de una situación que se pudre a ojos vista mientras los propios enlutados descubren que a los altos cargos les pagan pródigamente incluyendo lo que no está en los escrito. No será esquilmando a esa grey como saldremos de esta crisis sino haciendo aquella Reforma de la Administración que prometía ya Escuredo y que se ha hecho justo al revés, es decir, duplicándola con empresas paralelas, forrando a los altos cargos y, finalmente, metiéndoles a los trabajadores públicos la mano en la faltriquera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.