Diez añitos llevan esperando los enlaces de la Autopista con Portugal con la Costa, dos decenios de trabas y zancadillas con tal de no beneficiar a los municipios gobernados por el competidor político, incluso a costa de perjudicar a alguno propio. Y ahora que se acercan las municipales, promesas que te crió. Ya se verá en cuántas de esas obras se acaba cortando la cinta, en la seguridad de que las que se corten coincidirá con el calendario propagandístico. ¿El interés de los ciudadanos? Bueno, el interés de los ciudadanos –no me sean ingenuos—le importa a la Junta y quien mueve sus hilos lo justo que exijan las encuestas y ni un gramo más. Durante años hemos visto cada verano las aglomeraciones en los accesos a La Antilla que ahora se van a mejorar. Con Lepe en manos del PP ha esperado hasta el último momento para apiadarse de los atrapados en las colas. Otra cosa hubiera podido beneficiar al rival y eso no lo hace esta tropa ni a cañonazos.

1 Comentario

  1. Esto me recuerda cierta caquita de lince ibérico que apareció misteriosamente en el trazado para el desdoble de la M-501 que fue esgrimida para prohibir las obras.

    Nunca, desde el pleistoceno para acá, ha habido linces en esa zona.

    La caquita, probablemente importada ad hoc, se ha valorado por encima de los 15 muertos anuales que se producen en esa carretera, llena de curvas, sin desdoblar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.