Malfario se llama lo de Magdalena Álvarez con los Aves, con el de Barcelona primero, con del derrumbamiento del otro día, con la paralización ahora de las obras de construcción del que unirán Madrid con Granada, probablemente demorada durante otros diez años. Esta vez se trata de que este tercer proyecto –el primero, del Gobierno Aznar, fue boicoteado por la Junta—atraviesa un acuífero y cuenta, en consecuencia, con el visto malo de Medio Ambiente, por lo que hará que trazar un nuevo recorrido que desperdicia veinte kilómetros del planificado de los cuales 10 ya están construidos. Total, diez años de demora y veinte millones tirados por la borda en plena crisis. Imaginen las demás provincias pendientes cuándo les tocará a ellas ver cumplidas sus expectativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.