El dedo en la boca de Chaves, frente a quienes reclamaban elecciones anticipadas, era puro soneto quevedesco mal recitado bajo el ceño fruncido. Su argumento de que la Junta ha actuado sin tregua frente a la corrupción resulta irrisorio, pero lo de las 400 acciones judiciales emprendidas por ella contra los saqueadores es ya para troncharse. ¡Pues no que pide una fiscalía contra los delitos urbanísticos el mismo partido que está demostrado judicialmente que, a cambio de una recalificación en un proyecto de Gil, trincó al menos un talón cienmillonario de éste, que lo cobró y que no lo ha devuelto nunca! Chaves ha desembarcado en Marbella porque hay que tapar el lío descomunal de los Estatutos y porque ve la ocasión de hacerse con la ciudad herida por la puerta de atrás, es decir, sin elecciones, y poniéndola en manos de unos cuantos amigos políticos designados por “su” Diputación malagueña. ¡400 golpes dice ahora que lleva dados! Con que hubiera dado uno –el que acaba de dar—se habría resuelto este caos hace años, tantos como venimos pidiéndoselo desde fuera, y casi en solitario, los mismos que ahora no creemos en sus declaradas intenciones.

3 Comentarios

  1. ¿Cuándo devolverá el PSOE de Andalucía el pelotazo que Gil demostró ante el juez que había cobrado el tesorero del partido? Uhhhhh, dijo el lobo.

  2. ¿Quién tendría que reclamar (creo que se dice “quién podría legitimarse activamente”) ante la Justicia para que el PSOE de Andalucía devolviera el dinero cobrado del cohecho de Gil. No hacen galta ni pruebas, pues ya están hace años en poder del juez. Y el dinero ilegalmente adquirido nunca se adquiere, la prescripción pudo librar a los junteros de la cárcel pero no “blanquea” los millones que Gil les dio. ¡Y reclaman una fiscalía especial para delitos urbanísticos! Quien le niege a este ganao habilidad es un idiota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.