No le falta razón al Ayuntamiento de Bailén (PP/Independientes AIB) para protestar pro la ausencia de la Casa Real en los actos conmemorativos de la célebre batalla, de la que es, evidentemente, responsable, en primer término, el poder ejecutivo pero también, todo hay que decirlo, el propio entorno del Rey. Que el Gobierno de un partido discrimine a los Ayuntamientos propios respecto de los extraños, es cosa más que asumida, pero que la Casa Real no tenga nada que decir cuando se la excluye –sin duda posible por ese motivo partidista—ya no está tan claro. Bailén lleva años suplicando esa presencia en la efemérides que este año celebra su bicentenario, un hito sin duda clave en la Guerra de la Independencia a la que la dinastía debe su destino. Se castiga desde un partido a un pueblo y eso no debe consentirlo la Casa del Rey.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.