A menos de un mes de la intervención policial del Ayuntamiento de El Egido, otro consistorio almeriense, el de Arboleas, ha vivido la misma experiencia. ¿Alguien entre ustedes lleva la cuenta de los “burgos podridos” –muy mayoritariamente gobernados por el partido en el Poder–, alguien se ha parado a considerar la posibilidad de que la corrupción urbanística, si no universal, esté , cuando menos, generalizada a tope? El PSOE se limita a ignorar por amparar a sus imputados, pero el pacto contra el agio que propone el PP ya ha sido contestado desde dentro del propio partido en un claro gesto de poner las barbas en remojo. ¿Será que ninguno de los dos “grandes” podría soportar una investigación profunda? En cualquier caso, la gestión local está siendo reventada por los especuladores y eso no hay democracia que lo soporte a medio plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.