Parece que hoy aprobará el Consejo de Gobierno (“del cambio”) la declaración de luto oficial por las víctimas del virus chino. Parapetado tras el nuevo logos de la Autonomía (porque es nuevo, digan lo que digan, ahora con corona, con ese ridículo Hércules andrógino y los excesivos laureles), el presidente Juanma decide poner los crespones que el pésimo Gobierno de la nación se resiste a airear con tal de mantener en hasta lo imposible las apariencias de normalidad. El escaso margen que el neocentralismo jacobino deja a la gestión autónoma explica esta política menor de las regiones que habrán de vérselas luego -ya verán como, de nuevo, en solitario–  con las temibles resultas sociales y económicas de la catástrofe. Mañana en el Congreso veremos si los agraviados ponen en su sitio al desconsiderado chatajista que abusa sin escrúpulos del trágala autocrático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.