Ahora resulta que no es que en la consejería de Trabajo hubiera un “fondo de reptiles” (copyright: el director general Guerrero) sino que prácticamente toda la Junta funcionaba al margen de la normativa, un pie dentro y otro (o los dos) fuera del Código Penal. Por eso un juez de Sevilla ha abierto otros 8 “casos” que afectan lo mismo a Cultura que a Medio Ambiente, igual a Obras Públicas que a Comercio Exterior o a Turismo. Aquí no se han andado con chiquitas, ni siquiera con “contabilidades B”, sino que han venido funcionando durante una década en plan “Coge el dinero y corre”. Se explica que la nueva Presidenta proponga borrón y cuenta nueva, sobre todo si se piensa en su colaboración en ese sistema. Nuevos tiempos, vale, pero, primero, Justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.