No sé ya –he perdido la cuenta— cuántos ‘cambios’ lampedusianos lleva acometidos el PSOE en Andalucía para que nada cambiara en el partido. Ahora se predica que Griñán va a auspiciar uno nuevo, creer en el cual cuesta más todavía, toda vez que él mismo ha sido el cerebro económico de la anterior etapa. Un cambio. Un todo caso, es preciso para sacar a Andalucía de esta posición pésima en que la deja Chaves, por mucho que las circunstancia convencionales se hayan modificado, como en todas partes, y mucho, en este cuarto de siglo. Habría que ayudar a Griñán por el bien de todos sin dejar de exigirle que, de verdad, esto deje de ser el cortijo que ha venido siendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.