La denuncia ante la Fiscalía de la manipulación por parte del SAS de las listas de espera quirúrgicas ha permitido establecer en Granada que no es posible atender a los pacientes en cuestión dentro de los plazos marcados por el propio SAS, entre 120 y 160 días contados a partir del diagnóstico. La prueba es que si en Granada, a partir de  dicha denuncia, se amontonan de nuevo los pacientes en las listas y en los demás hospitales no, lo que probablemente ocurre es que algo se está haciendo en éstos para favorecer la distorsión estadística ideada oficialmente para escapar del atolladero, por ejemplo, exigir pruebas complementarias o innecesarias para alargar el plazo en cuestión. Quizá fuera cuestión de irse a la Fiscalía en las demás provincias. Es triste pero parece que no queda otro remedio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.