La presidenta andaluza –Bono dijo de ella, tras su primera aparición, que había “nacido una estrella”— parece que ya no es lo que era. No había más que verla antier en el Parlamento, intentando el bandazo a una izquierda ya ocupada por los radicales y matizada hasta por el socio de gobierno, ese Ciudadanos (C’s) que un día finge que le enseña la batuta y al siguiente vuelve con la palangana. Doña Susana era más que nada un espejismo en este desierto político y se ha visto arrollada sin remedio por la duna de la derrota. Pues nada, a inventarse otro astro imaginario y adelante con los faroles. Teniendo en cuenta que ni IU ni C’s pueden volver a vendernos la burra de la alternativa crítica, no se explica cómo el PP no pica espuelas e lugar de entretenerse en peleas internas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.