Sanidad enviará al BOJA su decisión de que a partir de junio del 2007 los plazos de espera quirúrgica en las famosas ‘listas’ del SAS se acorten sensiblemente. Nada dice de los trucos que se vienen empleando para prolongar la espera y entre los que están dar por perdidos los estudios previos a las intervenciones y similares que en algunas provincias les ha quitado de encima el mochuelo de la protesta pública hasta que se descubrió el pastel. El SAS hay que repetirlo, es un más que aceptable sistema público de salud que arruina su prestigio y el derecho de los usuarios, que es lo más importante, por fallos de resta naturaleza, casi siempre originados por la estrategia ahorradora a ultranza que mantienen sus gestores. Esas listas de espera, por ejemplo, tras un cuarto de siglo de funcionamiento, deberían haber pasado ya a la historia pero están ahí, desesperando a los pacientes y desacreditando al propio SAS, que debería perseguir en vez de amparar a los truquistas, como ha hecho hasta ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.