Antier comenzaron los paros parciales y manifestaciones de trabajadores del sindicato Comisiones Obreras a los que se les ha aplicado con todo su rigor la nefanda Reforma Laboral del PP. O sea, que no era una “leyenda urbana”, como dijo hace poco el secretario regional Francisco Carbonero, sino una realidad como una casa el rumor de que los “sindicatos de clase” andan aprovechando –a nadie le amarga un dulce—las facilidades que ofrece la desregularizadora ley de la Derecha para desahogar la caja. Un cartel de los despedidos y “rebajados” me ha llamado la atención, el que decía: “Para defender el futuro… en nuestra casa también”. Cuando estas publicidades prosperen se le tendría que caer la cara de vergüenza a más de uno y, por supuesto, a más de dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.