Si se confirman los pronósticos hoy en danza, el alcalde de Lepe, Manuel Andrés, podría ganar por goleada las elecciones del día de Pentecostés. Lo que debería provocar que los responsables políticos –y no sólo los de su partido, el PP– cayeran en la cuenta de que es, en efecto, posible encontrar “gente nueva”, líderes de refresco para sustituir a los clásicos, jóvenes con ideas y ganas y, seguramente, con mejor formación que los que los precedieron en las responsabilidades públicas. ¿Qué sería de Manuel Andrés si lo llegan las manos libres durante la legislatura que ahora acaba, es decir, sin lo llegan impedirle con normas y burocracias que hiciera realidad los planes que, probablemente, 

podrá materializar tras los próximos comicios? Imaginaciones aparte, lo cierto es que ahí tienen un liderato que funciona –como en otros pueblos de la provincia– ya desligado generacionalmente de quienes hicieron la larga transición. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.