Gran truco el de las viviendas ilegales. Se permite en beneficio de unos cuantos construir miles de viviendas (Marbella y Chiclana, pero no sólo en esas poblaciones), fuera de la ley, como si el Ayuntamiento y la Junta fueran ciegos, como si los PGOUs fueran papel mojado, y una vez que se arma la marimorena y llega el tío Paco con la rebaja, se decide, con apariencia salomónica, “legalizarlas” por el procedimiento de pagar entre todos el coste de la operación. ¿Por qué han de pagar los ciudadanos con sus impuestos y a prorrata las irregularidades que –en beneficio de unos cuantos, de eso no pueden caber dudas– permiten las Administraciones, por qué asumir entre todos las pérdidas de recaudación  provocadas por unos pocos, por qué pagar conjuntamente los costes de servicios de bienes que disfrutarán sólo sus dueños? La legalización de viviendas ilegales es el truco más retrucado que ha parido esta tropa. Pero también el que más dinero ha repartido por ahí y el que ha arrimado más de un voto a los respectivos partidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.