Nos iremos de vacaciones sin que la Junta (ni el Gobierno, por lo que se ve y oye) tome medidas serias frente a la crisis galopante, pero no sin datos para imaginar lo que puede ser esto a la vuelta del veraneo, cuando llegue septiembre y nos encontremos con una cifra de parados que, durante años, creíamos ya imposible. Uno de cada dos parados en junio es andaluz y el consejero del ramo dice que lo ve “normal”, háganse cargo. 90.000 parados más en un año, 34.000 en el último trimestre, 20.000 más en el último mes, hasta un total de 570.334 andaluces sin trabajo. ¿Cuántos tendremos en octubre, a este paso, si “lo peor no ha llegado todavía” (Solbes) y Andalucía es, con mucho la gran perdedora de esta coyuntura? Chaves ha surfeado malamente en la ola de la prosperidad y no tiene ni idea de qué hacer ahora a la hora del chapuzón. Son las vacas flacas, las más famélicas de España (y por tanto, de Europa) tras 30 años de hegemonía del PSOE.

1 Comentario

  1. Irse de vacaciones, eso si pueden. Y o estoy de vacaciones, pero irme no puedo. Supongo que para media Europa será lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.