Tras la mayoría de los pactos municipales bullen las cosas de comer. ¿Qué tendrá el urbanismo que tanta ansiedad despierta? La pregunta es retórica, obviamente, y la respuesta la conocen, por ejemplo señero, desde los concejales sociatas de Punta Umbría que en 2006 –y a pesar del famoso Pacto Antitransfuguismo que tanto ruido provocó– se apoyaron en tránsfugas “populares”, como las ediles “populares” que acaban de romper con su partido para hacer alcalde a quien su partido no quería. ¿Qué tendrá el urbanismo, Dios mío? ¿Tanto pesarán esas proyectadas dos torres –¡de 19 pisos cada una!– a las que, contra las instrucciones de su partido, acabarán abriendo paso las nuevas tránsfugas? ¿O será que en la bancada del Gobierno se cobra y en la de la Oposición no? Hay cosas bajo el cielo y sobre la tierra que ni tú ni yo penetramos, se ha dicho. A la vista está.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.